Sara Sorribes se toma la revancha ante Kamilla Rakhimova



by   |  LEER 989

Sara Sorribes se toma la revancha ante Kamilla Rakhimova

Vaya manera de comenzar el Abierto GNP Seguros con la victoria de Sara Sorribes Tormo, quien venció a la tenista Kamilla Rakhimova en tres horas y tres minutos. Sorribes Tormo despachó en tres sets, por 7-5, 6-7 (2/7), 6-1, esta tarde en el Estadio GNP del Club Sonoma de Monterrey.

En el juego que abrió la jornada del draw principal, en una tarde soleada pero a la vez fresca a la sombra, Sorribes, cuarta sembrada en el torneo y número 36 del ranking mundial, pasó apuros desde el primer set cuando Rakhimova tomó ventaja en el encuentro, logrando empatarla a 5 y lograr una remontada para quedarse con el primer set del partido.

En el segundo, que se extendió hasta 55 minutos, la originaria de Castellón mantuvo el ritmo del encuentro, pero esta vez fue Rakhimova la que logró el empate en 5, para luego superarla en la muerte súbita.

Las tenistas dieron su mayor esfuerzo y se brindaron al público que desde temprano se hizo presente para apoyarlas. Fue entonces que Sorribes Tormo impuso su experiencia y liquidó el tercer set cuando ya el reloj marcaba tres horas de encuentro.

La española espera rival para la siguiente ronda y que saldrá de la ganadora entre la mexicana Renata Zarazúa y la francesa Harmony Tan, quienes jugarán más tarde. Invitadas de honor El Estadio BBVA contó anoche con la presencia de unas invitadas de honor, ya que algunas de las tenistas que forman parte del cuadro principal del Abierto GNP Seguros disfrutaron del encuentro en donde las Rayadas recibían a su similares del Atlas.

Las italianas Sara Errani, Lucia Bronzetti y Alice Savorreti, la española Sara Sorribes y la estadounidense Ingrid Neel fueron las tenistas que se dieron cita en el “Gigante de acero”. Previo al comienzo del partido las jugadoras tuvieron la oportunidad de pasar a nivel de cancha a conocer el césped del Estadio BBVA y observar a las jugadoras calentar, aunque las tenistas no se aguantaron las ganas de patear un balón y se pusieron a dominar la bola y jugar un poco entre ellas.

Enseguida convivieron un momento con algunas jugadoras de Rayadas, recibieron un regalo por parte del club y se tomaron foto con la máxima goleadora histórica de las Rayadas, Desiree Monsivais. Después las tenistas pasaron a ocupar su lugar en un palco del estadio, desde donde presenciaron la goleada de las de Monterrey que se impusieron 5-1 al Atlas mientras cenaban. El martes algunas de ellas continuarán con su participación en el Abierto.