Azarenka: Es raro que los aficionados tengan que estar vacunados y los jugadores no



by   |  LEER 336

Azarenka: Es raro que los aficionados tengan que estar vacunados y los jugadores no

Victoria Azarenka será la rival de Garbiñe Muguruza en la tercera ronda del Open USA, torneo del que fue finalista en 2020, batida el último día por la japonesa Naomi Osaka. La bielorrusa reivindica a diario mejores condiciones para las madres, como ella, en el circuito.

Va siempre directa. También en el tema de las vacunas en tiempos de pandemia Covid. Tras vencer 6-3 y 7-6 (1) a la italiana Jasmine Paolini, subrayó su felicidad por poder jugar frente a un nutrido público en Flushing Meadows, después de la experiencia a puerta cerrada de doce meses atrás.

Este año los fans están de regreso, pero solo aquellos que se han vacunado. Un requisito no obligatorio para los protagonistas principales del show, los tenistas. "Para mí es un poco extraño que los aficionados tengan que estar vacunados y los jugadores no", significó Azarenka, que en abril renunció a un torneo porque tenía cita para recibir la segunda dosis y completar la pauta de vacunación.

"Así que creo que, en mi opinión, es inevitable que sea obligatorio en algún momento, como lo están haciendo otros deportes", apuntilló. "No veo el sentido de retrasarlo, porque creo que todos queremos estar seguros, todos queremos seguir haciendo nuestro trabajo", añadió Vika Azarenka.

La oficina del alcalde de la ciudad de Nueva York ordenó la semana pasada que haberse vacunado fuera obligatorio para acceder al mayor recinto, la pista central, el Arthur Ashe Stadium. La Asociación de Tenis de los Estados Unidos (USTA) luego eligió extender el requisito de la vacuna a todos los asistentes de 12 años o más que ingresen en la instalación.

Tanto la WTA como la ATP han instado a los jugadores a vacunarse, pero algunos han expresado reservas y han declarado que la decisión debe ampararse en una libertad de elección. El número tres del mundo, Stefanos Tsitsipas, dijo que solo recibiría la vacuna COVID-19 si fuera obligatorio para competir, lo que provocó una fuerte reprimenda del gobierno griego.

El número uno del mundo, Novak Djokovic, también abogó por dar libertad a los tenistas, aunque no quiso detallar si se había vacunado o no. El serbio pasó la Covid en los inicios de la pandemia, durante su polémica e inacabada gira de partidos en el Adriático Tour.

"Respeto la opinión de todos, siempre y cuando no sea una teoría de la conspiración", dijo Azarenka, tres veces finalista del Abierto de Estados Unidos. "Si realmente tienes un conocimiento decente y te interesaste por la investigación y tienes tus datos, estadísticas e investigación, estamos en una conversación diferente".