Victoria Azarenka quiere ser protagonista en el WTA Cincinnati



by   |  LEER 2855

Victoria Azarenka quiere ser protagonista en el WTA Cincinnati

Al igual que nos pasa con otras jugadoras a lo largo de la historia del tenis femenino, nunca sabremos cuál hubiera sido el techo de Victoria Azarenka en su carrera profesional de no haber tenido el infortunio de las lesiones y, sobre todo, los altercados en su vida privada con la custodia de su hijo.

Problemas que se juntan y poco a poco te van minando, te van robando la energía, hasta hacer desaparecer. Eso fue lo que pensaron muchos, que los días de gloria de la bielorrusa ya solo pertenecían a la videoteca de Youtube, pero a la tenista de Minsk, los pies todavía le piden baile.

Cincinnati 2020, este ha sido el torneo donde ha vuelto a encontrar luz entre tanta oscuridad. Recordamos que fue precisamente en este mismo evento donde había conseguido su último triunfo en el circuito, cuando superara en primera ronda del año pasado a Belinda Bencic tras la retirada de la suiza en el segundo set.

A partir de ahí, derrota con Donna Vekic en segunda ronda, derrota con Aryna Sabalenka en el US Open, derrota con Tamara Zidansek en Monterrey (después de seis meses sin jugar) y derrota con Venus Williams en Lexington (tras otros seis meses sin jugar por el parón del coronavirus).

Había incluso el riesgo de que perdiera la ilusión ante tales acontecimientos, pero su respuesta ha sido trabajar más duro para darnos a todos una lección. “Todo lo que me está pasando es genial, quizá catalogarlo como ‘semana de ensueño’ sería un poco exagerado, pienso que es demasiado.

En primer lugar, la semana todavía continúa, no ha terminado. Siempre he sido fiel a este pensamiento, no me gusta analizar nada cuando todavía sigo en la obra, lo tomo día a día. Y ahora más que nunca, trato de afrontarlo todo poco a poco, partido a partido”, confesaba al ex número uno del mundo en su última rueda de prensa, tras poner los pies en los cuartos de final del cuadro femenino.

Sí, cuartos de final, una realidad que no tocaba desde Roma 2019. O lo que es lo mismo, ganar tres partidos de manera consecutiva quince meses después de la última vez. Donna Vekic, Caroline Garcia y Alize Cornet han sido sus víctimas, tres rivales experimentadas que saben lo que es estar arriba y que no son de vender su piel barata.

Pues bien, ninguna de las tres ha sido capaz esta semana de quitarle un solo set a la gran Vika, quien ya venció a Ons Jabeur en el partido de anoche, según eso el duelo más complicado de todos, pero la bielorrusa llegó con la calma de haber dado un paso al frente y sin la presión de sus mejores días.

“Obviamente, ha sido una gran noticia tener la oportunidad de volver a jugar varios partidos seguidos. Ayer disputé dos partidos, hoy he vuelto a jugar otros dos, quiero seguir en ese camino, tratando de encontrar mi ritmo.

Me estoy divirtiendo en las canchas, jugando y compitiendo de nuevo”, subrayaba una vez más Azarenka, haciendo hincapié en los tiempos donde no pudo entrar a pista con la concentración de su lado, quizá con la mente puesta en asuntos extradeportivos que le han acompañado y perjudicado durante estas últimas temporadas.

Ahora parece que estos asuntos mayores por fin están aparcados y que la sonrisa de Victoria luce de nuevo en su lugar ideal, sobra el terreno de juego. Tal fue la felicidad que desprendió en sala de prensa que incluso se animó a responder una pregunta sobre fútbol masculino.

“Creo que va a ser triste para el Barcelona perder a Messi después de tantos años. Ha sido algo monumental tener a Messi. Cuando piensas en Messi, piensas en el Barcelona, estoy segura de que muchos fanáticos lo extrañarán.

A veces es elección del jugador, haces lo que crees que será mejor para ti, lo mejor para tu carrera. En mi caso seguiré apoyando al Barcelona y seguiré apoyando a Messi, todo está bien para mí”, contestó con soltura la campeona de 20 títulos WTA.

Poco tiempo de fiesta para la salvaje beldad Maria Sakkari, Verdugo completo de la candidata absoluta, Serena Williams -lo que obligadamente la dejó extenuada- y no pudo ya hacerla con la Konta, que ni es tan buena.

Fue 64 y 63 en hora y media. Con estos ojos que han visto a los dioses, Johanna se vio apaleada en la Sultana del Norte a manos de la hermosisima finalista Marie “Divine” Bouzkova por 63 y 64 y se perdió de una posible final con Elina Svitolina, quien batalló como nunca para vencer a la nueva reina Checa.

Ya desde entonces estoy siguiendo a la narizona, ya que tan pronto Fed Cup abra, vendrá con Heather Watson a disputar Grupo Mundial contra México y su deidad Fernanda Contreras. Hoy, la única raqueta británica que vale un tanto consiguió su primera semi de la Era Covid y volverá a perder, ahora ante la indiscutible reina que regresa, mamá Vika.