Como rescatar el tenis en San Luis Potosí, y luego el de todo México



by   |  LEER 3825

Como rescatar el tenis en San Luis Potosí, y luego el de todo México

Desde el segundo lustro del nuevo siglo, y hasta bien entrada la segunda década,
la Asociación Potosina de Tenis vivió en Camelot. También el propio organismo -por
única vez en su historia (que se sepa) - otorgó pequeños pero simbólicos apoyados
en efectivo a un fenómeno difícilmente repetible: entre 2005 y 2010 los
campeonatos Nacionales Infantil-Juvenil permanecerán uno tras otro en manos de
jugadores potosinas, hazaña aderezada con cada campeona procedimiento de
diferentes clubes y de familias no exactamente aristocráticas, sino quirúrgicas de la
era de "las profesiones libres", los baby boomers.
La gestión de Miguel Ángel Alvarez Rodríguez en APT comenzó con el pie
derecho al convocar al Consejo como participantes a representantes de todos
clubs tenísticos del estado.

Su equipo de trabajo contaba con una mayoría de
padres de [email protected] y la dirección deportiva corría a cargo de Guillermo Stevens
Sierra. El objetivo de la administración: formar el más amplio cuadro posible de
juveniles para el futuro del tenis de San Luis en el siglo XXI.


Así, Stevens lanza desde el Raquet Club a Carolina Betancourt; el Club Deportivo
Potosino, endiosado con su Challenger, sin mucho entusiasmo pero con padres
comprometidos consagra a Ana Sofía Sanchez Palau, quien se une (y siguieron
varios años juntas) a la experimentada Marcela Zacarías.

Al final, por lo menos
dos años menor a sus colegas, Miranda Rodríguez Díaz De León se convierte en
la primera deportista del entonces nuevecito Club Libanés Potosino en llevar su
club a la mediática nacional, incluyéndose ella, desde luego.


Algo habría amarrado Alvarez con el Chato López, el superempresario local Carlos
López Medina (con hija tenista), como para que su también recién inaugurado
Centro Deportivo La Loma se convirtiese de la noche a la mañana en SEDE
MUNDIAL de Fed Cup Juvenil.

De 2008 a 2011, este último año incluyendo
también Copa Davis Juvenil, la capital tunera se posicionó en el tablero tenístico
como sede de Clase Mundial. San Luis, semillero de tenistas tan buenas en
singles como las glorias mexicanas del siglo pasado y -gran avance-, participes
del campeonato por naciones por primera vez en la historia.

Líderes de México en
Fed Cup.
Pero todo lo hizo el Chato. La APT, cuando Álvarez, cumplió con creces su
objetivo, pero la gloria se la llevó La Loma: Rodríguez, Sánchez y Zacarías
dejaron sus clubs y se concentraron en el emporio de López Medina, quien trajo
un equipo argentino cuyo líder, Guillermo Czerner, fue el artífice del estruendoso
despegue del trío de potosinas campeonas.

Pablo Rojas, coach cubano del Club
Libanés, fue el que en realidad introdujo a Miranda Rodríguez, la más pequeña, en
el mundo que le daría fama y escolaridad universitaria también de clase mundial.

Pero bastó con que Miguel Ángel terminara su gestión y cambiase el gobierno del
estado con su inútil Instituto Potosino del Deporte (INPODE) -dispensador de
limosnas para las tenistas en su intensa gira sin freno por el mundo-, para que el
castillo de naipes cayese.

Un anodino desconocido se (des)ocupa de la APT y
esta se vuelve a organizadora de torneitos sin trascendencia. Su único activo: el
deslumbrante Primer Nacional Infantil-Juvenil Grado Uno, empatado en fechas con
el Challenger del Club Deportivo Potosino, donde las damas preguntan si uno es
socio: la Semana Santa.


Por su aforo nacional de hasta la totalidad de entidades federativas, el NG1
empezó a dejar de apropiárselo las potosinas, quienes abrieron cancha para que
la FMT tomara en serio los Juveniles. Había llegado a su cenit la camada tunera y
de nuevo la ilusión de los niños y adolescentes tenistas mexicanos que esperaban
todo el año para “el Nacional de San Luis”, el más importante de la República.
Fue en 2016 cuando cambiaron los mandos en la FMT y el inicio de una pesadilla
aún sin concluir para San Luis.

Tras demostrar a México y al mundo que la capital
potosina era más que capaz de albergar al tenis clase mundial, la rapiña de un
personero del siniestro Alfredo Castillo -director del CONADE peñanietista y
cuñado de la tenista Melissa Torres, de buen historial-, un personaje que lo
primero que hizo al presentarse fue un amenazante “…y no olviden que soy
abogado”, el de olvidable nombre Antonio Flores Fernández.


Curioso que su primer acto público fuese reconocer, como invitado de honor al
NG1, que se trataba del más importante torneo del año, lo que se granjeó
simpatías e invitó al cronista de la APT del emblemático Francisco Orozco, a la
súper rueda de prensa en el Club Alemán en CDMX para exponer su plan
mediático.

Unos meses después, sin avisar siquiera, los potosinos que esperaban
otra edición de juveniles Fed Cup se quedaron esperando. La FMT literalmente
ARREBATABA a un San Luis tan anodino como su gobernador en turno la sede y
se la llevaba a su estado, su ciudad, su asociación, su club (todo en Edomex) lo
que por razones nunca clarificadas fue (“por un breve momento”, se canta en
Camelot) paraíso tenístico mexicano.


Publicado a nivel nacional el hurto de la Fed Cup a San Luis, el mentado Flores
sacó el cobre: no bien amanecía el día de la nota, cuando el hasta ese momento
amigo y hasta guía en el trabajo del cronista de APT, era obligado a romper
lanzas, dejar la confianza y amistad a un lado y exigir al cronista que reculara,
enviara carta de disculpa y demás abyecciones tan del estilo de la cultura del
abogado priísta.

Hasta ahí llegó el amor.
Flores debió haberse desde entonces percatado que con los tuneros post La Lonja
(imprescindible su membresía para garantizar ser aristócrata pulquero) el juego
podría cambiar.

Dejando el beneficio de la duda, el hecho fue que el entonces
Secretario de FMT, gran amigo del cronista, hizo gala de buenos oficios, pero que
de haberse concretado hubieran empeorado las cosas. El desde ya hace tiempo
renunciado a FMT – un hombre decente, ávido de triunfos para su hijo ¡cómo vería el infierno de Atracomulco!- hace una llamada y explica: “(…) el Chato López
informó de último momento a FMT e ITF que La Loma no sería sede porque las
fechas coincidían con el matrimonio de su hija y no tendría tiempo de atender el
evento.

El Club Asunción de Metepec, (regenteado por el gang Flores Fernández),
entraba de llanta de refacción”. Y se fue el máximo juvenil que ha tenido México
en SLP.
Aunque esos años la APT supo entrar a la Era de la Información gracias a su
cronista, lo que incluyó la mejor pagina Web de tenis nacional de la segunda
década (revísese: de septiembre 2015 hasta abril 2017 se publicaron 265
artículos originales; de mayo 2017 a mayo 2020, 54 notas de información de
actividades.

Ni un solo artículo. Ya nadie consulta APT en Web), el retiro del
cronista obedeció a una hartura hasta el gorro de pagar de su bolsillo las
innovaciones. La tesorera Contreras negó sin más cualquier no digamos apoyo,
sino simple cobertura de gastos personales en beneficio público por el tenis.
Sin embargo, la añeja amistad con el Tío Pancho fue más fuerte y el cronista optó
por despedirse y entregar su esfuerzo al tenis WTA clase mundial.

Se dedica a
recorrer Norteamérica y Europa occidental en pos de la noticia de la espectacular
eclosión del tenis femenino planetario y se sabe el post #MeToo y demás inventos
feministas al dedillo.
Llega el fatídico siguiente cambio en APT en 2018 con Joel Armendáriz y la misma
pandilla heredera de Pancho.

Descocado en sus ambiciones provincianas, ya que
como chilango nunca la hizo, Antonio Flores se le aparece al inexperto Armendáriz
para amenazar con la cancelación federativa del NG1 (alegando deficientes
condiciones de infraestructura), con el fin último de también arrebatarlo y llevárselo
al Club Asuncion de su gang en Metepec.

Ahí se puso buza caperuza la señora
Contreras, pacta “en lo oscurito” (diría Mauro Flores, bloguero sin relación por
apellido) y se salva el Nacional.
El mejor reportero deportivo de Pulso, el periódico con spin offs más poderoso de
San Luis, cuenta que, en charla aparte pero a plena luz, se hace portavoz de lo
que ninguno de los APT’s se atreve y, en tono plañidero (también reflejando a los
asociados) “pide se le de una oportunidad a San Luis” -con 25 años de disfrutarla
y sin necesidad de mendigarla- a lo que el ya sátrapa del tenis contestaba “es que
la oportunidad también la merecen los demás”.

Caótico, el abogado priísta.
Total que sin pena ni gloria se hace, como siempre, el NG1 2019 y al poco tiempo
el escándalo que conmovió a la sociedad potosina (quien sabe si al señor “N” se le
aplica el ostracismo tan potosino) y la dirigencia APT queda con Manzo y la
señora Contreras, convertida en Secretaria de FMT por la conveniencia de Flores
de contar con los miserables dos votos en el Consejo “o quitarles el Nacional”.

De
risa loca.
El resto de la telenovela, ampliamente seguido por varias publicaciones colegas,
con posiciones encontradas entre ellos (algunas tan maiceadas que insultan la inteligencia), aunque carece aún de epílogo, pareció llegar a su fin hace más de
una semana con el reconocimiento de SINADE y CONADE al resultado de las
elecciones extraordinarias convocadas tras la defenestración de Flores y la
invalidación de las elecciones del ex sátrapa, que pretende seguir chupando del
erario, ahora a través de un cara de póker Carlos Aguilar, al que en su casa de
Jalisco lo conocen.
Porque en su tierra ya fue desahuciado y la última información destaca la
convocatoria a elecciones de la ATJ en Guadalajara, con una planilla de lujo, de
igual calidad como la triunfadora en FMT: “Daniel Serur conformó una gran planilla
para buscar la presidencia de la ATJ entre los que destacan dos grandes del tenis
mexicano: Jorge Lozano, a quien propone como secretario y Claudia Hernández,
como tesorera” (Tennis White, 110720).
Jorge Lozano es una leyenda del tenis mexicano.

En su mejor momento ocupó el
número 4 de la ATP en dobles y el 51 en singles. Obtuvo 9 títulos ATP, entre ellos
el Abierto de Roma en 1988; seis de esos triunfos fueron con Tood Witsken como
pareja, otros dos con Horacio de la Peña y uno más junto al mexicano Leonardo
Lavalle.

Ganó dos Grand Slams en dobles mixtos, ambos en Roland Garros, en
1988 y 1990, uno al lado de la estadounidense Lori McNeil y el otro junto a la
española Arantxa Sánchez Vicario.
Claudia Hernández fue campeona nacional de México en singles 1982 y de 1984 a
1989; campeona nacional de México en dobles 1981 a 1983, 1985 y 1986;
campeona nacional NCAA de Estados Unidos por equipos en 1985 y finalista 1986
por la Universidad del Sur de California USC; obtuvo uno de los tres lugares que
tenía el continente americano para los Juegos Olímpicos de Seúl, Corea 1988, en
el torneo de singles pre-olímpico para el continente americano, en Monterrey 1988
y en Seúl llegó a segunda ronda; medallista de oro en singles de los Juegos
Centroamericanos y del Caribe 1982; bronce en dobles de los Juegos
Panamericanos de 1983 y 1987; jugadora No.1 del equipo Copa Federación de
México (1982 a 1990) en el Grupo Mundial; máxima ganadora de puntos para
México en el Grupo Mundial de la Copa Federación; jugadora-capitana del equipo
Copa Federación de México 1990 y un largo etcétera.

¿Algo que ver con la
señora que puso como el perro de las dos tortas a la APT? Más de risa.
Ante el silencio del Tío Pancho, en medio de un pico de pandemia que no cesa de
aumentar, con las canchas cerradas al público en casi todo el mundo, la batalla
por la Federación Mexicana de Tenis y el papel de la Asociación Potosina en ella
borda la orilla de lo inhumano y, por supuesto, la actitud egoístico-pasional de
todos los actores.
Para los niños y adolescentes del enormisimo mundo, el tenis se ha posicionado
en la excelencia, sobre todo por su carácter individual, artístico, innovador y
estético.

Aunque disciplina de élite, su enfoque deportivo se ha socializado lo
suficiente para derrocar cofradías, exigir más de sus clubs y refundar sus asociaciones.

He aquí unas propuestas, siempre pensando en chavas y chavos:


Una vez superada la prueba de los provincianitos apocados por miedo a la quita
de NG1, o se busca recomponer (muy difícil) lo que queda de APT, con o sin la
señora, o arranca un proceso de refundación que culmine en elecciones de APT lo
más pronto que permita la estatutaria.
- Resumen publicable del legado de anteriores administraciones
- Censo de entrenadores
- Campaña comparativa interclubs
- Número y estado de condiciones de canchas
- Revisión y actualización de estatutos asociativos
- Definición, renovación e información del Club Tenístico Potosino,
regenteado supuestamente por la propia APT
- PROMOCIÓN DE [email protected], como es el reciente caso de la
maravillosa Fernanda Contreras Gómez (no hay quinto malo) quien ya
superó a sus cuatro predecesoras y lidera Fed Cup México que, tras estar
en el sótano del grupo Américas II durante el cacicazgo florista, hoy está en
la antesala del Grupo Mundial y va contra Gran Bretaña tan pronto mitigue
la guerra del covid19.