México liquidó a Perú y sueña con el ascenso


by   |  LEER 501
México liquidó a Perú y sueña con el ascenso

Se sacó la espina Luis Patiño. El tenista mexicano comandó el éxito de la escuadra nacional al ganar el cuarto punto de la serie ante Perú, al vencer en un partidazo de tres sets con parciales de 7-6, 3-6 y 6-3 a Juan Pablo Varillas, resultado que pone a Leo Lavalle y sus pupilos a un paso del ascenso al Grupo I de la Zona Americana.

Tras el espaldarazo que había recibido por los doblistas Santiago González y Miguel Ángel Reyes-Varela, regresándoles la delantera en la eliminatoria, el jalisciense soportó la presión y disputó, a su consideración, el mejor partido de su carrera.

Si los nervios lo habían traicionado en el primer juego, en esta ocasión ni se asomaron al estadio del Club La Asunción. El escenario estuvo espectacular, con un colorido característico de la Copa Davis, un certamen que hace realidad los sueños y donde no hay nada escrito.

Así inició el cuarto punto de la eliminatoria, donde midieron fuerzas a priori los dos mejores singlistas de ambos países. La imprecisión reinó en la contienda y así hubo cuatro rompimientos para darle entrada al primer ‘tiebreak’.

Con el apoyo del público, Patiño sacó fuerzas para tomar ventaja en el marcador. El triunfo mexicano se veía cerca, o eso parecía, pero la calidad de Varillas, quien a sus 23 años es el número 23 del mundo, salió a relucir cuando se adjudicó el segundo set con la presión en la espalda al ya no tener margen de error.

Como en las buenas películas, todo se iba a definir sobre el final. En el último episodio. La escuadra peruana vendió cara la derrota y se fueron con un sabor amargo ante una polémica decisión del juez de silla.

En una bola muy cerrada, la autoridad le dio el punto al mexicano, mismo que resultó en el quiebre para el 5-2 provisional y con ello la victoria local. Luis Patiño se quitó los fantasmas y se convirtió en el héroe de una eliminatoria que llena de confianza a un equipo que se colocó a un paso de hacer historia.

“Esta victoria significa mucho para mí. No es fácil jugar la Davis en casa, hay que saber manejar la presión, estar concentrado y eso fue lo que hice. Me voy muy contento. Es el partido más importante de mi carrera.

Esta Copa es algo único, algo único que disfruto mucho”, mencionó Patiño al término de su partido.