Matteo Berrettini juez en Masterchef Italia



by   |  LEER 1954

Matteo Berrettini juez en Masterchef Italia

Matteo Berrettini volverá a aparecer en la televisión italiana después de la experiencia vivida en el teatro Ariston durante la primera noche del Premio de la Música Italiana. Un nuevo e importante escaparate para aparecer y poner en boga el tenis italiano que capitaneó, dado el sexto puesto en el ranking mundial de la ATP.

Berrettini será el invitado súper especial de la semifinal de la undécima temporada de Masterchef Italia, el programa de cocina más popular para los aspirantes a cocineros amateurs de todo el país.

Otro hito conseguido, aunque no sea en términos de títulos en el circuito o de victorias, para el joven romano de 25 años: el justo reconocimiento para un deportista que ha conseguido muchos resultados en los últimos años, incluida la fantástica final en el prestigioso torneo de Grand Slam de Wimbledon, perdida entonces por un gran y sólido Novak Djokovic, a pesar de haber perdido el primer set.

"Un agradecimiento especial a mi familia, sin ellos este loco viaje que estoy viviendo nunca habría sido posible ni siquiera imaginarlo. Ninguno de nosotros podría haber pensado nunca en experimentar emociones tan grandes cuando por primera vez me encontré con una raqueta de tenis en la mano", fueron las palabras expresadas por el jugador tras la aventura en Sanremo.

Afirmaciones que vuelven a ser actuales con esta nueva aparición en televisión.

Matteo juez de los semifinalistas de Masterchef

El chico entrenado por el técnico Vincenzo Santopadre será el protagonista del penúltimo episodio de la emisión en Sky, exactamente programado para la noche del jueves 24 de febrero.

En esta ocasión, el resto de los chefs deberán cocinar en una auténtica cocina con estrella. El desafío tendrá lugar en el restaurante Da Vittorio, en Bérgamo, en la campiña lombarda.

Los concursantes apoyarán al personal de cocina en la preparación de un menú. ¿Cuál será la tarea de Matteo? Se sentará en el comedor y probará los platos servidos junto con los jueces (los chefs italianos Bruno Barbieri, Antonino Cannavacciuolo y Giorgio Locatelli), dando su propio juicio como verdadero comensal.