Abierto de Australia: las sorpresas más increíbles de la historia



by   |  LEER 1556

Abierto de Australia: las sorpresas más increíbles de la historia

La organización del Abierto de Australia 2021 ha tenido problemas durante mucho tiempo debido a la pandemia global de COVID-19 que ha afectado al mundo. En el estado de Victoria ha habido muchas protestas, relacionadas con vuelos directos a Australia, que han traído nuevos positivos al país y mucha polémica.

Polémica también por la diferente cuarentena entre los mejores jugadores y otros tenistas, en Adelaida y Melbourne. Pero ahora es el momento de jugar, ahora es el momento de reescribir la historia. Y, hablando de historia, hay algunos nombres indisolublemente ligados a la historia de los mayores torneos de tenis y el Abierto de Australia no es una excepción.

Cuando Jo-Wilfried Tsonga derrotó a Rafael Nadal en la semifinal de 2008, fue una de las mayores sorpresas en la historia del torneo em la última década fue inesperada e increíble. Tsonga ganó por 6-2 6-3 6-2, barriendo a su oponente y consiguiendo su primera y única final de Slam.

Abierto de Australia: las sorpresas más sorprendentes de la historia

Imposible pensar en una derrota de Serena Williams en la final de 2016 ante Angelique Kerber. Aún así, comenzando como no favorita, la alemana derrotó a su rival en tres sets, con el marcador final 6-4, 3-6, 6-4.

En 1984 Martina Navratilova, número uno del Ranking WTA, parecía casi imbatible. Llegó a las semifinales del Abierto de Australia y perdió directamente contra Helena Sukova por 6-1 4-6 5-7. Fue una derrota que sorprendió al mundo.

En la final, Sukova perdió ante Chris Evert en tres sets. También es difícil pensar que Steffi Graf, ganadora de los últimos seis Grand Slams seguidos y con solo una derrota en siete meses, pueda perder ese partido.

Lo imposible sucedió en Melbourne, cuando Amanda Coetzer derrotó a la alemana por 6-2 y 7-5 en la cuarta ronda del torneo. Ramesh Krishnan contra Mats Wilander en la segunda ronda de 1989, fue probablemente una de las sorpresas más dramáticas del Abierto de Australia.

Wilander, no.1 del mundo y campeón defensor, perdió en la segunda ronda contra Ramesh Krishnan en tres sets, con el marcador 3-6, 2-6, 6-7.