Memorias de Melbourne: El hat-trick de Martina Hingis



by   |  LEER 966

Memorias de Melbourne: El hat-trick de Martina Hingis

Cuando la década de 1990 llegó a su fin, Martina Hingis participó en tres Abiertos de Australia consecutivos en tres etapas rápidamente logradas pero muy diferentes en su carrera: fenómeno emergente, gran favorita, ojos en el objetivo.

Sin embargo, en cada una de esas ocasiones, la estrella suiza luchó a través del cuadro para alzarse con la Daphne Akhurst Memorial Cup como campeona de individuales femenina, completando el siglo XX con un hat-trick de excelencia en el primer Grand Slam del año.

El triunfo de Melbourne parecía ser un hecho consumado para Hingis, quien se había establecido como una grande del futuro a una edad excepcionalmente joven. Había atravesado el circuito juvenil, ganando la corona de individuales femeninas de Roland Garros de 1993 a la edad récord de 12 años, y reclamando dos Slams más el año siguiente.

En 1996, a la edad de 15 años, Hingis ganó el título de dobles femenino en Wimbledon con Helena Sukova, convirtiéndose en la jugadora más joven en ganar un título de Grand Slam a nivel senior.

Luego salió de un verano mediocre de individuales para llegar a las semifinales del US Open. Al final de la temporada, la joven de 16 años había alcanzado el Top 5 de la clasificación de individuales de la WTA.

Por lo tanto, Hingis entró en el Abierto de Australia de 1997 como la cabeza de serie número 4, y fue allí donde su promesa ganadora se convirtió en realidad. La adolescente suiza entró en la final sin perder un set, y luego superó a la campeona del Abierto de Australia de 1995 Mary Pierce en menos de una hora, 6-2, 6-2, para reclamar su primer título de Grand Slam.

A los 16 años y tres meses de edad, Hingis había logrado otra hazaña, convirtiéndose en la mujer más joven en reclamar un título de Grand Slam en 110 años, desde que Lottie Dod, de 15 años, ganó Wimbledon en 1887.

"Vi todas las fotos de campeonas en la pared cuando vine aquí, y estaba pensando que, con suerte, algún día yo también podría estar en la pared", dijo Hingis, después de su victoria.

Poco sabía ella que su fotografía pronto aparecería regularmente en la pared. Hingis mantuvo su impulso durante el resto de 1997, ganando Wimbledon y el US Open y con un registro de 27-1 en los eventos de Grand Slam, y su único tropiezo en los Slams fue una sorprendente derrota ante Iva Majoli en la final de Roland Garros.

A principios de 1998, Hingis había sido la número uno del mundo durante nueve meses y era la gran favorita para cualquier torneo en el que participara. Regresar a la escena de su primer triunfo de Grand Slam como la indiscutible jugadora mejor clasificada del mundo fue una nueva experiencia para Hingis, y hubo signos de estrés en su campaña para defender el título en 1998.

Hingis tuvo que defenderse de un fuerte desafío de su compañera fenómeno, y futura compañera de dobles, Anna Kournikova en la tercera ronda, apenas superando a la joven de 16 años, 6-4, 4-6, 6-4.

Sin embargo, en ese momento de su carrera, Hingis parecía insensible a las derrotas a nivel de Slam y enderezó el barco. Otra victoria sobre Pierce llegó en los cuartos de final, y aunque tuvo que ir tres sets contra Anke Huber en las semifinales, Hingis volvió a la final en Melbourne.

La ex campeona de Wimbledon Conchita Martínez esperaba a Hingis en a final, y aunque la española había ganado sus dos primeros encuentros, Hingis había ganado sus dos encuentros desde su ascenso a número 1 del mundo.

La suiza continuó ese patrón: una victoria por 6-3, 6-3 sobre Martínez en la final completó su defensa del título, dándole un segundo trofeo consecutivo del Abierto de Australia, así como la victoria en cuatro de los últimos cinco eventos de Grand Slam.

Sin embargo, a medida que avanzaba 1998, el control de Hingis en el primer puesto en el tenis femenino cayó bajo asedio, ya que sus rivales Lindsay Davenport, Venus Williams y Serena Williams aumentaron sus totales de victorias.

Hingis no pudo defender ninguno de sus títulos de Wimbledon ni del US Open ese año, y al final de la temporada había sido reemplazada en el ranking número 1 del mundo por la nueva campeona del US Open, Davenport.

Al llegar al Abierto de Australia de 1999 segunda cabeza de serie detrás de Davenport, Hingis tuvo la presión de retener su título como la dos veces campeona defensora, con sus rivales ansiosas por reclamar la corona.

Una incapacidad para defender la habría llevado a quedarse más atrás de Davenport en los puntos de clasificación, además de dejarla sin títulos de Grand Slam por primera vez en dos años.

Sin embargo, una vez de vuelta en Melbourne, la presión se desvaneció cuando Hingis se lanzó a otra final. Hingis perdió su único set de la quincena ante Amanda Coetzer en los octavos de final, luego pasó a Pierce y Monica Seles para llegar a la final.

Una rival inesperado esperaba a Hingis en la final, no a la cabeza de serie número 1 Davenport, sino a la conquistadora de semifinales de la estadounidense, la no cabeza de serie Amelie Mauresmo. La joven de 19 años, todavía a siete años de su propia era ganadora de grandes títulos, había alcanzado solo una final de individuales de la WTA antes de su carrera en Melbourne.

Pero los fuertes golpes de fondo de la francesa, el llamativo revés a una mano y la destreza en el circuito de Grand Slam junior la marcaron como una peligrosa estrella en ascenso, algo que recuerda el ascenso de Hingis no hace mucho tiempo.

Mauresmo también había empujado a Hingis a tres sets en cada uno de sus dos encuentros anteriores. Sin embargo, a Hingis no se le negaría su tercer título consecutivo del Abierto de Australia, superando a Mauresmo, 6-2, 6-3.

Ese título también agregó otra línea en los libros de récords para Hingis, ya que las suiza se unió a al grupo de la élite formado por Margaret Court, Evonne Goolagong, Stefanie Graf y Monica Seles como las únicas mujeres en ganar tres o más títulos consecutivos del Abierto de Australia en la Era Abierta (desde 1968).

"Jugué un tenis increíble", concluyó Hingis, después de que extendió su racha ganadora a 21-0 en el Abierto de Australia durante su reinado de tres años de 1997 a 1999.

La astuta estrella suiza tampoco se detuvo en los individuales ya que también recogió el título de dobles en cada uno de esos años, con tres socias diferentes para arrancar (Natasha Zvereva, Mirjana Lucic y Kournikova respectivamente).

Melbourne seguiría siendo un coto de caza feliz para Hingis durante los próximos tres años, llegando a la final de individuales cada vez, ya que logró seis finales consecutivas en el Abierto de Australia.

Sin embargo, Hingis nunca pudo superar el último obstáculo en esos casos, perdiendo ante Lindsay Davenport en 2000 y ante Jennifer Capriati en 2001 y 2002. Al final resultó que, el Abierto de Australia de 1999 sería el último de sus cinco títulos de individuales de Grand Slam.

Pero, durante una cantidad significativa de tiempo, Hingis fue la reina de Melbourne, dominando el evento al final de un siglo. La suiza puede mirar hacia atrás en esa carrera como una sección integral de su carrera en el Salón de la Fama del Tenis Internacional, que le trajo más éxitos en individuales y dobles entrando en la década de 2020.