Pablo Carreño Busta: Estoy destrozado, pero estoy muy feliz



by   |  LEER 1636

Pablo Carreño Busta: Estoy destrozado, pero estoy muy feliz

Pablo Carreño Busta lo ha vuelto a hacer: clasificar a semifinales del US Open, luego de alcanzar esta ronda en 2017 (p. con Anderson). Para conseguirlo esta vez debió exigirse al máximo ante una de sus víctimas en su campaña de hace tres años en Flushing Meadows: el canadiense Denis Shapovalov, a quien venció con parciales de 3-6, 7-6(5), 7-6(4), 0-6, 6-3 en un partido de cuatro horas y ocho minutos que terminó poco después de la 1:00 de la madrugada en Nueva York.

Con este resultado, el español de 29 años, que empezó la jornada como el jugador más veterano de cuartos de final del torneo, consigue su segunda clasificación a semifinales de un Grand Slam y queda con récord de 2-1 en cuartos de final en este tipo de torneos.

Ahora frente al alemán Alexander Zverev buscará sumar el triunfo más importante de su carrera: el que lo clasifique a su primera final de un major. “Estoy destrozado, pero estoy muy feliz. Es increíble estar de vuelta en las semifinales”, aseguró Carreño Busta a James Blake en la entrevista en pista.

El español deja en 4-1 su historial con el zurdo canadiense y llega a récord de 18-6 en el US Open, el Grand Slam donde más triunfos ha conseguido en su carrera. “Creo que me siento muy cómodo en estas canchas”, explica.

Pero no solo eso justifica su buen momento. “Trabajé muy duro con mi entrenador en cuarentena. Y cuando trabajas duro, normalmente llegan los resultados. Quizás no en el primer torneo. Ahora tengo mucha suerte de estar en las semifinales"

Para conseguir el triunfo este martes debió batallar al máximo, resistir los amenazas del cuartofinalista más joven del US Open 2020 (21 años). La primera manga arrancó con un quiebre inmediato del español que no pudo confirmar en el siguiente juego.

La presión del canadiense fue tal que este tuvo ventaja de 15/40 en el sexto game, pero solo llegó a concretar con la devolución en el octavo para ganar la oportunidad de sacar para el set en el 5-3. Oportunidad que no desperdició.

Los siguientes dos parciales, más allá del resultado, también contaron con ventajas del español en el principio. Carreño Busta estuvo quiebre arriba en dos oportunidades en el segundo parcial, antes de imponerse en el tie-break.

Y en el tercer set, el diestro tuvo una ventaja de 4-2 de la que tampoco pudo sacar provecho. Una vez más debió imponerse en el desempate para dejar el marcador en 2-1 en sets. Todo parecía encaminado para el vigésimo cabeza de serie del torneo.

Por estado de ánimo, por experiencia. Pero todo el nerviosismo de Shapovalov se esfumó repentinamente —nerviosismo que en parte lo había hecho cometer 62 errores no forzados y diez dobles faltas en los sets No.

2 y No. 3—. El jugador de la #NextGenATP, primer hombre canadiense en disputar unos cuartos de final del US Open en la Era Abierta— se destapó en el cuarto parcial conectando en este 16 tiros ganadores (contra tres errores no forzados) y perdiendo solo diez puntos, para endosar un 6-0 en Grand Slams por primera vez.

Pero Carreño Busta no perdió en ningún momento la motivación. Ni por el 0-6 ni por el hecho de tener que pedir atención médica por dolores en la cadera. Por el contrario. Se le oyó contantemente animarse entre puntos.

“Sí, Pablo, sí” y “Vamos”. Lo que se decía para celebrar sus aciertos y para no bajar la guardia. Pudo recoger los frutos de su perseverancia al quebrar en el 3-2 del quinto set y al aprovechar la oportunidad de sacar para partido a la 1:08 de la madrugada.

Su próximo reto: Alexander Zverev, quien viene de batir a Borna Coric y con quien tiene récord negativo de 0-1. A partir de ahora todo será ganancia para el español.