Alejandro Davidovich Fokina: Ahora no tengo ninguna presión más de la que debo tener



by   |  LEER 779

Alejandro Davidovich Fokina: Ahora no tengo ninguna presión más de la que debo tener

Nada volverá a ser como antes. O eso espera Alejandro Davidovich Fokina que en esta edición del US Open ha vuelto a acaparar por unos días el foco mediático. Ya lo hizo en Wimbledon 2017, cuando conquistó el trofeo en categoría junior con 18 años.

Entonces la presión y las expectativas ahogaron su enorme proyección. Pero tres temporadas después, ha vuelto a resurgir. El español ha sido protagonista firmando la mejor actuación de su carrera en un Grand Slam (octavos de final).

Alexander Zverev fue el encargado de detener su aventura en Nueva York por 6-2, 6-2, 6-1, donde por primera vez logró avanzar hasta la segunda semana de un grande. En su maleta de vuelta a casa se lleva más experiencia y menos presión de la que entonces, cuando aún era un adolescente, le generó su gran título en la hierba londinense.

“La presión ya la tuve cuando gané hace tres años en Wimbledon, la noté mucho y la gestioné muy mal”, confesó. “Ahora no tengo ninguna presión más de la que debo tener.

Voy con mi equipo a full, no me centro en si me verán más ojos o no, así que no creo en ese extra de presión”. Davidovich llegó como No. 99 del FedEx Ranking ATP a la gira estadounidense y se marcha con los puntos suficientes para encaramarse cerca del Top 70 el próximo lunes.

No obstante, su objetivo de final de temporada aún no está cubierto. “Seguramente cambia entrar directamente en torneos ATP 250 sin jugar la previa. Pero mi objetivo no se ha cumplido todavía, voy a luchar para seguir intentando estar en el Top 50 o lo más cerca posible al final del año”.

Más allá de los resultados, los piropos e ilusiones, el español se marcha cargado de experiencias positivas para el futuro más cercano. “He ido de menos a más, así que me voy con una buena sensación de físico.

A nivel mental también he trabajado mucho. Contra Zverev lo intenté en varias ocasiones, pero no ha podido ser. Alex ha estado bastante fuerte. Sólo tengo que felicitarle y seguir mi camino”. En ese camino que sigue, el malagueño sabe que aún faltan muchos detalles por pulir.

“Mi derecha, mi saque… todos mis golpes. El juego de pies. También la mentalidad. Hay que ir puliendo muchas cosas, porque físicamente puedo estar mucho mejor. Básicamente, todo. Mi cuerpo entero”.