Feliciano López bien podría jugar al tenis hasta los 40 años de edad


by   |  LEER 1116
Feliciano López bien podría jugar al tenis hasta los 40 años de edad

El zurdo Feliciano López ha rejuvenecio en el ATP 500 de Queen’s, consiguiendo el título frente al francés Guilles Simon, lo que le ha hecho dar un salto de 60 puestos en la clasificación.

Del 113 del mundo, al 53, lo cual representa una enorme inyección de motivación para el toledano. Eso, enfilando ya los 38 años (los cumplirá el 20 de septiembre) y después de haberse estrenado en mayo como director del Mutua Madrid Open.

En Wimbledon, donde había recibido una invitación previa, elevará su récord de Grand Slams seguidos a 70. No falla desde Roland Garros 2002. “Si no se lesiona, puede jugar hasta los cuarenta, seguro.

Federer podría mantenerse entre los diez primeros a esa edad, y Feliciano entre los treinta si quisiera”. Quien dice esto es Vicente Calvo, preparador físico del toledano que trabajó con Fernando Verdasco y ahora afina a futbolistas y baloncestistas profesionales o a la jugadora de pádel Marta Ortega.

Le reclutó el toledano en enero y se pusieron manos a la obra. “Me llamó para reordenar lo que estaba desordenado. Quería frenar la caída para ver si podía continuar, eso es lo que percibí.

Pero tiene tanto talento que en cuanto coge la forma, responde y sobre todo en pistas que domina”, explica sobre su explosión en la hierba. Feliciano no dudó en apuntarse al challenger de Surbiton y jugar la previa de Stuttgart para coger ritmo.

“Prepararle para la tierra hubiera sido un error, a nivel de economía de esfuerzos”. Así que durante el Mutua Madrid Open,antes de embutirse en el traje y anudarse la corbata, Feliciano tenía cita a las 07:30 con Calvo en el gimnasio de la Caja Mágica.“Hizo un esfuerzo por no desconectar y, a la semana siguiente, dimos un impulso”, cuenta el preparador, que destaca que el tenista es “un privilegiado” a nivel físico.

En Queen’s también ganó el título en dobles junto a Andy Murray y, en vez de descansar, jugará esta semana Eastbourne para aprovechar la inercia. “Es el tenista que he visto cuidar más su alimentación.

Se da sus pequeñas alegrías muy de vez en cuando, pero ingiere lo justo calóricamente. Para él es vital estar fino, porque necesita agilidad en los desplazamientos para cerrar puntos en la red. A veces tengo que insistirle en que coma.

No tiene grasa. Si pesara cinco kilos más, aunque fueran de músculo, no podría jugar porque se lesionaría. Siempre está por debajo de los 87 kilos aunque mide casi 1,90”, completa Calvo. Feliciano, como Federer, tiene cuerda.