El sueño de Daniil Medvedev contra los récord de Novak Djokovic



by   |  LEER 4707

El sueño de Daniil Medvedev contra los récord de Novak Djokovic

Daniil Medvedev tiene la intención de impedir el intento de Novak Djokovic de convertirse en el tercer hombre en completar el Grand Slam en la final del US Open del domingo. Pero su motivación es mucho más profunda que ser una nota a pie de página en la historia del tenis.

Después de perder dos grandes finales, el jugador de 25 años está más que listo para unirse al club de campeones de Grand Slam y comenzar a construir su propio legado en el escenario más grande del tenis.

Dos veces antes ha hecho todo lo posible para superar obstáculos en una final de Grand Slam: en Flushing Meadows hace dos años, cuando estuvo cerca de Rafael Nadal, y en el Abierto de Australia de este año, donde Djokovic tuvo cómodamente el control del partido.

En el caso de que rompa la gran racha ganadora del serbio, a una victoria de un impecable 28-0 en Grand Slam en 2021, el histórico acto de evasión contaría poco para Medvedev en comparación con la recompensa personal: su primer título de Grand Slam.

“Si puedo hacer esto, probablemente estaré en los libros de historia por no dejar que él lo consiga. Pero realmente no me importa. Creo que se trata más de él”, dijo Medvedev. “Por un lado, seguro que va a sentir un poco la presión al respecto...

Por otro lado, eso es lo que lo hace aún mejor en los momentos difíciles. Aquí sabemos que hará todo lo posible para tratar de hacer que suceda. No voy a estar pensando en [su] Grand Slam o lo que sea”.

Medvedev se convertirá en el primer ruso en ganar a este nivel desde Marat Safin en el Abierto de Australia de 2005. Ha perdido solo un set en el torneo, ante Botic van de Zandschulp en los cuartos de final, superando al 24º sembrado Daniel Evans y al 12º sembrado Felix Auger-Aliassime en su parte del cuadro, y sin mayores problemas.

Ha sido un camino mucho más sencillo hacia su segunda final del US Open que hace dos años, cuando solo dos de sus seis victoria hasta la final fueron en sets consecutivos. “Hace dos años fue un torneo completamente diferente.

Primero que nada, la historia con los aficionados. Este año no hubo nada. Fue normal”, dijo. “[En] 2019, en realidad antes de la historia con los aficionados, tenía calambres, casi no podía caminar en mi partido de segunda ronda.

Logré ganarlo [d. Dellien]. Hubo algunos partidos locos”. “Recuerdo jugar contra [Stan] Wawrinka, me rompí el cuádriceps… aunque logré ganar el partido. Tuve dos días libres, así que me las apañé para recuperarme.

Este año tengo la experiencia de dos finales de Grand Slam que pueden ayudarme. Lo único que puedo decir es que voy a dar todo lo que me queda el domingo”. Djokovic lidera el ATP Head2Head por 5-3. “Va a ser una batalla contra otro rival que ha estado en una forma tremenda, Medvedev.

Ha ganado muchos partidos en pista dura hasta ahora. Jugamos a principios de este año en la final del Abierto de Australia”, dijo Djokovic. “Ya tiene un par de finales de Grand Slam a sus espaldas. Creo que la experiencia es diferente para él ahora.

Estoy seguro de que lo va a dar todo para ganarlo, para ganar su primer Slam”. “Por otro lado, daré todo lo que me queda en el tanque para ganar este partido. Me estoy enfocando en la recuperación.

No voy a perder tiempo ni energía en nada que pueda ser una distracción y quitarme la energía vital que necesito”. Rod Laver, el último hombre que completó el Grand Slam, en 1969, observó desde las gradas de la Arthur Ashe la victoria de Djokovic ante Alexander Zverev el viernes por la noche en las semifinales.

Además de la oportunidad de igualar la hazaña de Laver, hay algo más en juego para el No. 1 del mundo: la oportunidad de alejarse de sus dos grandes rivales con su título número 21. “Voy a poner mi corazón, mi alma, mi cuerpo y mi cabeza en eso”, dijo Djokovic en su entrevista en la pista el viernes por la noche.

“Voy a afrontar ese partido como si fuera el último partido de mi carrera”. Djokovic dejó claro que su reputación de no darse por vencido se construyó durante muchos años, habiendo encontrado con éxito un camino a través de los momentos cruciales en los partidos más importantes una y otra vez.

Fue un recordatorio oportuno para Medvedev antes del enfrentamiento del domingo. “Probablemente todos estos grandes partidos que gané, grandes títulos a lo largo de los años, han creado ese tipo de aura a mi alrededor.

Los jugadores saben que tengo ese espíritu, especialmente cuando juego Grand Slams", dijo Djokovic. “Saben que hasta el último golpe las cosas pueden cambiar, como fue el caso en varias ocasiones a lo largo de mi carrera”.

“Así que me alegro de que mis oponentes piensen en mí de esa manera. Quiero que sientan que están bajo una presión extrema cuando juguemos en un gran escenario en Grand Slams”.