Guillermo Coria: No imaginé dar la vuelta al partido, pero luché para conseguirlo



by   |  LEER 1635

Guillermo Coria: No imaginé dar la vuelta al partido, pero luché para conseguirlo

El argentino Guillermo Coria, el hermano menor de Guillermo, logró en el US Open, su primera victoria como profesional en un Grand Slam, en la primera participación en un torneo de dicha categoría, y lo hizo de una forma muy especial, ya que tuvo que sobreponerse a un marcador adverso de 6-2, 6-4 y 4-0, para terminar ganando por 2-6, 4-6, 6-4, 6-1, 2-0 y abandono del taiwanés Jason Jung.

“La remé mucho… pero durante el partido me dije ‘esto es así, siempre la tuve que luchar de abajo, me voy a dar una vida más’. Y me pude soltar y de golpe se dio, una ansiedad terrible y todo esto es una gran emoción el haber ganado”, aseguró sobre su primer triunfo en un Major.

"Sinceramente estaba perdido el partido… No le había quebrado el saque, estar dos sets abajo, doble quiebre abajo en mi primer partido de Grand Slam en mi primer partido a cinco sets y darlo vuelto. Tenía que ser así”, contó.

Tras el comienzo positivo, Jung sufrió calambres por lo que debió recibir asistencia médica. "Creo que le jugaron una mala pasada los nervios y terminó acalambrado. Yo traté de seguir. Vi que en el 4-3 del tercer set empezó a dudar y a partir de ahí aproveché que bajó mucho su rendimiento, me mantuve firme y cambié el partido", contó Coria.

Antes del partido, lógico, su propio hermano Guillermo le dedicó unas palabras de aliento y de motivación extra. Para Federico siempre son especiales esas arengas. “Me emociono cuando hablo con el… Me decía que hoy tenía que competir porque después vos competís y parece algo simple, pero hay muchas veces que te vas sin poder hacer nada”, relató, luego de quedarse con 14 de los últimos 15 games disputados.

“No me imaginé darlo vuelto pero luché para conseguirlo. Jugué muchos años Futures, Challengers, ahora todo me parece ideal acá y es una emoción tremenda”, aseguró Coria, ahora entrenando por Diego Junqueira y Leo Olguín.

Entre los presentes también estuvo su ex coach, Andrés Schneiter, actual de Garín, con quien festejó la victoria. “El me cambió la cabeza y me hizo creer que podía llegar”.

Si bien Coria reconoce que le hubiera gustado enfrentar en segunda ronda a su amigo Diego Schwartzman, su rival será el británico Cameron Norrie, quien sorprendió al noveno preclasificado. “Vamos a ver qué pasa con lo que sigue para mí en el torneo”, dijo.

Y claro, Coria ahora irá por más, pero sigue repitiendo la fórmula que lo llevó hasta el lugar en el que hoy está: “Solo pienso en vivir cada partido y en competir. Es para lo que vine acá”.