Guillermo Pérez Roldán ademite haber sido abusado físicamente por su padre



by   |  LEER 1148

Guillermo Pérez Roldán ademite haber sido abusado físicamente por su padre

Guillermo Pérez Roldán fue un gladiador argentino de las pistas, un auténtico muro sobre polvo de ladrillo en la década de los ochenta y noventa en el que toparon muchos. Por eso llegó a alcanzar el decimotercer puesto del ranking ATP.

Con motivo de sus 50 años, el argentino ha revelado al diario La Nación que los métodos de su entrenador y de su padre traspasaron muchas veces el límite: "Sufrí maltrato físico"

Pérez Roldán describe así a su padre Raúl con el que no mantiene ningún tipo de contacto: "Hubiese preferido tener un peor entrenador y un mejor padre, simplemente eso. Me da mucha pena: fue tan bueno en lo que creó, fue un sistema que funcionó, debería haber sido Gardel y descargaba sobre mí una, no sé si exigencia, pero perdí un padre.

Hubiese preferido, desde ese lado, que él fuera un gran profesor de tenis y yo un buen abogado, no sé. Es una parte negra" El extenista va más allá y detalla episodios que ponen la piel de gallina y que terminan con su cuenta de beneficios a cero: "Sufrí maltrato físico.

Si yo te contara realmente las cosas fuertes, como perder un partido, entrar en una habitación y que te peguen una piña en medio de la boca con el puño cerrado. Y yo las corría todas, eh. O que te metan la cabeza en un baño o que te agarren a cintazos arriba de una cama.

O un robo de cuatro o cinco millones de dólares. Todo lo que gané jugando al tenis, al otro día no lo tenía. Mi vieja [Liliana Sagarzazu] y mi viejo firmaron para sacarme la plata de mis cuentas"

Guillermo recuerda en especial el momento en el que perdió en la primera ronda de Itaparica con Tore Mainecke: "Jugué en otra superficie, venía de una que era súper lenta, hacía un calor, perdí y (después del partido) se subió a la cama y me empezó a cagar a latigazos porque decía que no me había movido bien"