Se cumplen 14 años de la recordada final Gaudio-Coria en Roland Garros


by   |  LEER 881
Se cumplen 14 años de la recordada final Gaudio-Coria en Roland Garros

Hoy se cumplen 14 años de la recordada final de Roland Garros 2004. Se trató de un duelo entre argentinos que no se llevaban bien, hablamos de Gastón Gaudio y Guillermo Coria. Corría la mejor época de "La Legión" y este encuentro decisivo fue la prueba que faltaba en un torneo de gran magnitud.

Contra todo pronóstico, Gaudio terminó dando vuelta un partido casi perdido, así de esta manera poder ganar su primer y único Grand Slam, para el "Mago" fue un duro golpe. Para ponernos en contexto, Coria llegaba al torneo como el mejor del momento sobre tierra batida.

Recién comenzaba a aparecer Rafa Nadal, pero los resultados de Coria eran realmente geniales. Un año antes, había perdido una gran oportunidad cayendo en semifinales de París con el por ese entonces desconocido holandés Martin Verkerk.

Tiempo después, Guillermo hablaba de lo importante que pudo haber sido ese partido ante el europeo para llegar a la final con Gaudio una temporada después con experiencia de definir un Grand Slam (le hubiese tocado el español Juan Carlos Ferrero).

Los dos primeros sets fueron una auténtica palíza para Coria que no paraba de pasar pelotas agresivas y veía como Gaudio era consumido por sus propios nervios. Era una final muy sencilla hasta ese momento, pero llegando el momento de la definición, el "Mago" comenzó a sentir mucha presión, mientras que del otro lado floreció el juego.

Nunca sabrémos cuanto influyeron en estos nervios la mala relación que existía entre ambos, con episodios públicos como la final del M1000 de Hamburgo, donde Gaudio no creyó en los calambres de su rival, que luego lo aplastó 6-0 en el set final.

Eran, y son, dos personalidades muy distintas y eso hacía que haya muy pocas cosas en común entre ambos. Lo concreto es que aquél 5 de junio, Gaudio dio vuelta un partido increíble para lograr la mayor gesta de su carrera, recordada hasta el día de hoy. Y para cerrar un Roland Garros bien argentino, el maestro Guillermo Vilas fue quien entregó los trofeos.