Marco Trungelliti, el argentino que revolucionó Roland Garros



by   |  LEER 1138

Marco Trungelliti, el argentino que revolucionó Roland Garros

El nombre del argentino Marco Trungelliti sonó por todos lados durante la jornada de domingo. El actual 190 del mundo (ganador del Challenger de Barletta en esta temporada), viajó más de diez horas vía auto desde Barcelona a París para jugar su tercer Roland Garros consecutivo.

Cosa que sucederá si no pasa nada extraño (en un torneo con tantas bajas, nunca se sabe) este lunes cuando firme a primera hora la planilla de perdedores afortunados, y desde las 11 de la mañana francesa enfrentar al australiano Bernard Tomic.

"Trunge" se radicó en Barcelona hace unos meses con la idea de reducir gastos de gira, y también tener otra experiencia de vida. Quienes lo conocen, saben que es un chico muy tranquilo y amable. Fue sparring en 2016 del equipo argentino campeón de Copa Davis y si bien nunca estuvo en el top 100, ha jugado varios Grand Slam, una muestra que las grandes citas lo motivan.

Cuando el jueves perdió con el húngaro Hubert Hurkacz, entendió que era poco probable que ingrese como perdedor afortunado. Había varios jugadores con mejor ranking y la nueva regla es que los primeras seis ubicaciones se sortean (no salió favorecido allí) y quedó posicionado noveno.

Casi imposible. Pero lo cierto es que comenzaron a haber bajas y llegamos al domingo con 8 jugadores que cedieron su lugar por lesión, pero el destino le tenía jugado una linda sorpresa: El hindú Pranjesh Gunnasweran, que debía remplazar a Nick Kyrgios, pensó igual que Trungelliti y se fue de París, con la diferencia que se anotó en el Challenger de Vicenza.

¿Entonces? quedó inhabilitado porque no se puede estar anotado en dos torneos al mismo tiempo y por ende el argentino sería el designado, claro que este estaba en Barcelona con su familia y tuvo que salir de emergencia en auto.

Toda una odisea que fue siendo compartida por su esposa Nadir y se replicó en diferentes redes sociales: "Va con muchas buenas vibras y el apoyo de todos lo que lo queremos" declaró su esposa a la web de la ATP.

Su hermano Andre manejo durante diez horas, y además los acompañaron la madre y abuela. Todo quedó en familia. Cerca de las 23:40 de París pudieron llegar y ahora es tiempo de esperar a la mañana para firmar temprano y saltar a la cancha. Un premio a no aflojar nunca para el santiagueño.