Roger Federer: Me siento un orador motivacional en casa



by LEONARDO GIL

Roger Federer: Me siento un orador motivacional en casa
© Lintao Zhang / Getty Images Sport

La vida de Roger Federer dio un cambio radical desde que se despidió de la edición 2022 de la Laver Cup, el suizo ha disfrutado como no lo pudo hacer en los últimos 20 años, compartiendo tiempo de calidad con su familia, volviendo a practicar disciplinas deportivas y viajando por el mundo.

El suizo concedió una entrevista al medio Tages Anzeiger para compartir de su actualidad y hablar como es la vida tras el retiro. "La vida es genial. Estoy muy feliz. La transición de una carrera activa a la vida posterior fue todo un ajuste, aunque todo ocurrió bastante suavemente.

Me había lesionado mucho en años anteriores y ya todo iba más lento. A esto se sumó la pandemia”, reveló el suizo quien volvió a tomar una raqueta para compartir cancha con su esposa, también ex tenista, Mirka Federer.

Federer: Intento ser un buen padre. Eso no siempre es fácil

Federer, que comprobó el estado de su tenis, aseguró que no volverá a las canchas en la Laver Cup y que tampoco lo hará como capitán.

"Me veo algún día como capitán de equipo, pero me gustaría ver a alguien en esta posición que pertenezca a la generación posterior a Rod Laver. Alguien en el grupo de edad de 50 a 65 años.

Estos muchachos se lo merecen primero, antes de que sea mi turno", declaró el dueño de 20 Grand Slams. El oriundo de Basilea, de 42 años, hablo de su rol de padre, cómo es la vida con sus hijas gemelas, Myla y Charlene, que tienen 14 años, y los gemelos Leo y Lenny, que tienen nueve.

"Intento ser un buen padre. Eso no siempre es fácil, especialmente con niñas de 14 años. Simplemente tienen mente propia. Somos una familia unida a la que le encanta pasar tiempo juntos. Pero también tenemos que dejar que las niñas tengan sus propias experiencias", detalla el helvético.

El campeón de 103 títulos profesionales reveló cómo es la interacción con sus hijos y cómo sus charlas motivacionales a veces no surten el efecto esperado. "Me siento un orador motivacional en casa.

A veces cierro y pienso: ¡Vaya, ese fue un muy buen discurso, Roger! Y cinco minutos después, nada de lo que dije se hizo",finalizó Roger Federer.

Roger Federer