Cuando Roger Federer puso fin a su racha de 23 partidos ganados



by LEONARDO GIL

Cuando Roger Federer puso fin a su racha de 23 partidos ganados

Roger Federer ganó su primera corona de Wimbledon en 2003. Inició un viaje estelar hacia el trono de la ATP y se convirtió en el número 1 del mundo tras levantar el segundo trofeo de un Major en Melbourne 2004.

Eran tiempos en los que la brecha entre los jugadores de la cima y el resto del circuito aún no era tan grande. Roger se hizo un nombre y demostró por qué iba a gobernar el mundo del tenis en los cuatro años siguientes.

Después de Melbourne, el suizo ganó títulos en Dubai, Indian Wells y Hamburgo para distanciarse del grupo perseguidor. Sufrió el único revés en Roland Garros, donde el ex campeón Gustavo Kuerten le frenó en la tercera ronda.

Llegó la hora de la hierba, y Roger volvió a dar lo mejor de sí mismo. Defendió los títulos de Halle y Wimbledon y pasó rápidamente de la hierba a la tierra batida para conquistar la prueba de casa en Gstaad.

Después de un merecido descanso, Federer volvió a la pista en Toronto, ganando la cuarta corona de Masters 1000 gracias a un triunfo por 7-5 y 6-3 sobre el nº 2 del mundo, Andy Roddick.

Roger Federer perdió por primera vez en 24 partidos en Cincinnati 2004.

Así, la estrella suiza se convirtió en el primer jugador desde Bjorn Borg en 1979 con tres títulos ATP consecutivos en tres superficies diferentes.

Federer estuvo en la oficina de Cincinnati dos días después de ganar su primer título en Canadá, enfrentándose a Dominik Hrbaty en la primera ronda. El eslovaco sorprendió al mejor jugador del mundo por 1-6, 7-6 y 6-4 en una hora y 50 minutos y rompió la racha de 23 victorias consecutivas de Roger.

Era la mejor racha de Federer en su carrera en ese momento, y la derrota fue una gran sorpresa teniendo en cuenta su estado de forma y cómo ganó el primer set. Gracias a ese primer parcial, Roger ganó 11 puntos más que Dominik, pero no los cruciales, especialmente en el segundo set.

El suizo tuvo diez oportunidades de rotura, pero sólo convirtió dos en el primer set. El eslovaco se mantuvo en contacto hasta que la rotura crucial en el noveno juego del decisivo le hizo avanzar. Roger sufrió una rotura, aunque esa única rotura fue suficiente para que Dominik se anotara un notable triunfo.

El primer set fue unilateral, con dos quiebres de Federer para llevarse el 6-1 en 25 minutos. Hrbaty elevó su nivel en el segundo set para seguir el ritmo de su rival. Roger aún tuvo sus oportunidades para cerrar el encuentro en sets corridos.

Ganó oportunidades en el tercer y quinto juego, pero las desaprovechó y no pudo asestar el golpe definitivo. Dominik ganó el tie break por 9-7 cuando Roger golpeó una volea de revés larga y tomó impulso de cara al decisivo.

En el último set estuvieron muy igualados hasta el noveno juego. Roger perdió el servicio y permitió a Dominik sellar el acuerdo unos minutos después y cruzar la línea de meta. Curiosamente, Federer podría haberse convertido en el primer jugador desde Pete Sampras en 1999 con 24 victorias consecutivas, pero tuvo que esperar a otra oportunidad para lograrlo.

Fue su salida más temprana desde Roland Garros 2003, y todavía no hemos visto al suizo en su mejor momento en Ohio, con una sola victoria en cuatro viajes a Cincinnati.

Roger Federer