Roger Federer se despide de un sueño



by   |  LEER 3867

Roger Federer se despide de un sueño

La primera participación del suizo Roger Federer en los Juegos Olímpicos tuvo lugar en los Juegos de Sydney 2000, cuando superó a David Prinosil, Karol Kucera, Mikael Tillstrom y Karim Alami antes de perder en las semifinales ante Tommy Haas con un marcador de 6-3 6-2.

Federer volvió a la acción cuatro años después en Atenas, donde derrotó a Nikolaj Davydenko en tres sets antes de hacer una remontada sensacional contra Thomas Berdych. En 2008, en Beijing, el ahora experimentado Federer superó a Dmitry Tursunov, Rafael Arévalo y se vengó con Berdych, pero fue derrotado por James Blake en cuartos de final.

Sin embargo, el suizo supo consolarse con el dobles, en el que triunfó junto a su compatriota Stan Wawrinka. La última edición de los Juegos Olímpicos que vio presente a Roger fue por tanto la de Londres 2012, en la que Federer se deshizo de Alejandro Falla, Julien Bennetau, Denis Istomin, John Isner y Juan Martín Del Potro, reservando el desafío final con Andy Murray.

Roger Federer se despide de un sueño

El escocés, derrotado unos días antes en el último partido de Wimbledon ante Federer, merecía una revancha con marcador de 6-2, 6-1 y 6-4. Ausente de los Juegos de Río de Janeiro 2016, Roger siempre ha prometido regresar en 2021 para poder volver a jugar Wimbledon (cancelado el año pasado) y los Juegos Olímpicos, pospuestos doce meses por la pandemia mundial de Coronavirus.

Sin embargo, el campeón de Basilea ha jugado mucho menos de lo esperado esta temporada y, al parecer, sus problemas de rodilla todavía no parecen completamente resueltos. Después de haber salido a la cancha en Doha y Ginebra sin excelentes resultados, Federer logró llegar a los octavos de final en Roland Garros, donde prefirió perder durante el partido con Matteo Berrettini.

Al llegar a Londres (tras una amarga decepción en Halle), la racha de Roger se despidió en los cuartos de final ante Hubert Hurkacz, que ganó con un claro 6-3, 7-6, 6-0. Tras su salida de Londres, como sabemos, Federer anunció con pesar que no participará en los Juegos Olímpicos de Tokio para no comprometer aún más su rodilla derecha.

A cuarenta años del próximo mes de agosto y consciente de que ya no estará presente en los Juegos, Roger también tuvo que despedirse de su sueño olímpico.