Parecía imposible que fuera Roger Federer de verdad, el de carne y hueso - Vittoria



by   |  LEER 758

Parecía imposible que fuera Roger Federer de verdad, el de carne y hueso - Vittoria

Uno de los videos relacionados con el tenis que más exito ha tenido en esta pandemia, y que fue de los primeros en cuarentena, ha sido el de dos chicas italianas que pelotearon en los techos de sus edificios en Liguria, Italia.

Aquellas imágenes llenas de emotividad y de esperanza recorrieron el planeta y tuvieron más de nueve millones de reproducciones, pero en Roger Federer y en uno de sus patrocinadores, tuvo un mayor impacto. Las dos jovencitas, Vittoria de13 años, y Carola, de 11, jugaron desde la azotea de sus casas y allí también jugó recientemente el campeón de 20 Majors, quien replicó la escena en una enorme sorpresa que se han llevado las dos pequeñas, sorprendidas por el suizo mientras eran entrevistadas.

Conocimos las impresiones del oriundo de Basilea, pero ahora, gracias al diario Corriere della Sera, las dos protagonistas han contado su versión, la que podría querer vivir cualquiera, por lo que sus emociones han sido plasmadas para darnos a entender lo que es conocer a tu ídolo.

“No sospechábamos nada. De hecho, una vez apareció detrás de mí y lo vi, estaba convencida de que era una maniquí, me parecía imposible que fuera Roger de verdad, el de carne y hueso.

En ese momento es cuando me asomé y le grité a mi abuela: '¡Abuela, Federer está en nuestro tejado! ¡Federer, el verdadero!'”, revela Vittoria.

¡Abuela, Federer está en nuestro tejado!

¡Federer, el verdadero! - Vittoria

Pero no solo jugaron, más allá del tenis, todos compartieron un plato típico de pasta y una intimidad que pocos han podido tener con uno de los deportistas más grandes de la historia.

“Estuvimos almorzando en La Gioiosa y le enseñamos algunas palabras en italiano. Palabras como gnocchi, bruschetta, ciao, buongiorno, buonasera y, por supuesto, tiramisú", detalla la mayor de las chicas transalpinas.

"Nos dijo que de pequeño no le entusiasmaba, pero cuando creció empezó a apasionarle hasta convertirse en su postre favorito. Nos contó que lo ha pedido por todos los torneos por los que ha viajado, que lo probó en todos los restaurantes en los que estuvo”, agregó.

El genio de Basilea no solo les regaló este momento inolvidable a Vittoria y a Carola, un viaje a la Rafa Nadal Academy mantendrá aún más vivo el sueño, incluso el suizo les dejó algunos tesoros que seguro mostrarán con orgullo durante toda su vida.

“Nos enseñó un vídeo en su móvil en el que salía jugando con su hermana, tendría unos 4-5 años. Fue muy generoso con nosotras, dándonos consejos, recomendándonos que a nuestra edad lo más importante era que jugáramos con alegría y nos divirtiéramos, sin estrés.

También nos dio regalos: la raqueta con la que enfrentó a Novak Djokovic en la última semifinal del Abierto de Australia, una camisa autografiada, unas bandanas y varias pelotas”, cerró Vittoria.