El mejor partido de tenis de la historia: Roger Federer - Rafael Nadal Wimbledon 2008


by   |  LEER 13919
El mejor partido de tenis de la historia: Roger Federer - Rafael Nadal Wimbledon 2008

En la mañana de hoy viernes, la cadena de televisión ESPN, abrió sus puertas a los medios acreditados en el Abierto Mexicano de Tenis, para platicar con el equipo de expertos que llevan a los televisores de todo el mundo, las alternativas que suceden en el mejor torneo de tenis de latinoamérica. El equipo encabezado por Luis Alfredo Álvarez y Eduardo Varela, junto a los ex tenistas David Ferrer, cuatro veces campeón del AMT, y el último gran campeón de México, el zurdo Leonardo Lavalle, el registro esta educativo y el interesante plástico, que fue llenada de belleza, gracias a la presencia de las, siempre radiantes Carolina Guillén, Rebeca Landa y Vanessa Huppenkothen. El evento fue abierto por los legendarios relatores, quienes recordarán al ex tenista argentino, Javier Frana, quien durante 23 años formará parte de la familia de la emisora, y que, por decisión corporativa, ya no está en la pantalla de la cadena deportiva.

Fue Luis Alfredo, quien no pudo contener sus emociones, al hablar del zurdo de Rafaela, por quien tuvo palabras generosas, destacó que, pese a que ya no compartió las transmisiones, que durante años, la mejor dupla de comentaristas, tuvo el honor de llevar a cabo el cabo de las millas de hogares de los mejores torneos del mundo del tenis, la amistad que formaron durante más de 2 décadas, lejos de seminario ...

"Se fortalecerá y crecerá aún más" Luego, se les ocurrió a los comentaristas, acerca de cualificado que fue, en su opinión, el mejor partido de tenis que tuvieron el privilegio de presencia, a lo largo de sus carreras largas como relatores. Casualmente, tanto Luis Alfredo, como Lalo, coincidieron en el mejor encuentro que han visto en la historia del tenis, fue la final de Wimbledon en 2008, en la que, el español Rafael Nadal venció al, hasta entonces rey indiscutido del césped sagrado de la catedral del tenis, en cinco apasionantes parciales. "El partido, no solo tuvo una carga emocional enorme, ya que, Rafa llegaba como el invencible del polvo de ladrillo, y Roger Federer era el hombre vencer en el jardín de su casa, el All England Lawn Tennis Club, sino por la diferencia de estilos que llegaban a esa definición " "Por un lado, Rafa en ese momento no tenía el servicio que hoy despliega, sino que jugaba mucho más defensivamente, lo que le hacía padecer físicamente mucho más los partidos que un Federer, que llegaba en uno de los mejores momentos de su carrera, y con la espina clavada de la final de Roland Garrós, en la que Rafa lo había vencido tán categóricamente " El venezolano, fanático confeso del astro del tenis mundial, continuaba comentando: "Ese partido, que terminó en la penumbra, un paso de suspensión por la falta de luz, y la forma en la que Nadal se sobrepuso a cada puñalada que significaba cada derecha que golpeaba Federer, fue un momento tan emocionante.

Tuve una Batata (José Luis Clerc), a mi lado, no pudiendo contener las lágrimas, lo que hizo más difícil para mí, poder hablar. Y el hecho de poder mantener la compostura para llegó a los televidentes lo que estaba sucediendo en esos momentos, fue, sin lugar a dudas, un momento muy importante para mi carrera, y el mejor partido de tenis de la historia " Por su parte, "Lalo", un absoluto estadístico de los deportes, rememoraba aún más su versión del encuentro. "Yo me enamoré del tenis, desde pequeño, cuando vi por televisión la final de Wimbledon de 1980, entre el sueco Bjorn Borg y John Mc Enroe" "Hasta ese momento, ese partido a 5 sets, en el que Borg le ganó a Big Mac 18 a 16 en el set definitorio, había sido el mejor partido de la historia" "Lamentablemente, no pude escuchar la transmisión de Luis Alfredo, ya que, al vivir en los Estados Unidos, los relatos eran en inglés.

Pero al escuchar al mismísimo John Mc Enroe, admitir ese partido, era el mejor partido de la historia, superando a la final que él mismo había protagonizado, allá por 1980, me dejó sin palabras, sin otra posibilidad que reconocer la tremenda batalla que libraron esos dos dioses del tenis "

concluyó el mexicano, quien se declaró amante de los alfajores de Argentina.