Elise Mertens regresa al Top 16 tras su victoria en el Gippsland Trophy



by   |  LEER 2300

Elise Mertens regresa al Top 16 tras su victoria en el Gippsland Trophy

Desde la reanudación del WTA Tour, pocos jugadores han igualado la consistencia de Elise Mertens en todas las superficies y continentes. La belga ha ganado al menos dos partidos en todos los torneos que ha jugado desde agosto, incluidos los subcampeonatos en arcilla en Praga y bajo techo en Ostrava el año pasado, así como una tercera carrera de cuartos de final de Grand Slam, en el US Open.

En el Gippsland Trophy la semana pasada, Mertens mantuvo las cosas en movimiento. Históricamente, la joven de 25 años ha tenido mucho éxito en Australia, ganando su primer título en Hobart en 2017, defendiéndolo con éxito el año siguiente y respaldando eso con su única semifinal importante hasta la fecha en el Abierto de Australia 2018.

Esa es la forma que ha logrado una vez más en Melbourne, demostrando su habilidad distintiva y su inteligencia en la cancha al derrotar a Mayo Hibi, Caroline García, Elina Svitolina y Kaia Kanepi para capturar el título WTA 500 , su segundo en este nivel después de Doha 2019.

La actuación de Mertens fue aún más impresionante teniendo en cuenta que una lesión en el hombro la obligó a retirarse del primer torneo de este año en Abu Dhabi, y su sexto trofeo en su carrera la ha elevado cuatro puestos hasta la número 16 del mundo, su posición más alta desde marzo de 2019.

Garbiñe Muguruza (+1, 15 a 14): Otra jugadora que continuó con una tendencia de éxito en Australia la semana pasada fue Muguruza, quien también ganó su primer título en Hobart en 2014 y alcanzó su cuarta final de Grand Slam en el Abierto de Australia.

La española estaba en su mejor momento despiadado al derrotar una sucesión de nombres impresionantes en el camino a la final del Yarra Valley Classic de la semana pasada, incluida una venganza de cuartos de final sobre Sofia Kenin, su conquistadora en Melbourne hace un año.

De hecho, Muguruza perdería solo 10 juegos en cuatro partidos, una racha dominante detenida solo por la número 1 del mundo Ashleigh Barty en el partido por el título, y como resultado asciende a su posición más alta desde octubre de 2018.

Danielle Collins (+6, 46 a 40): Por tercer año consecutivo, Collins ha abierto su temporada tomando nombres en Australia. En 2019, la contundente estadounidense llegó a su primera semifinal de Grand Slam en Melbourne; el año pasado, anotó las derrotas de Elina Svitolina, Sofia Kenin y Belinda Bencic en Brisbane y Adelaide.

La semana pasada, fue el turno de Karolina Pliskova de ser víctima del enfoque sin restricciones de Collins en la tercera ronda del Yarra Valley Classic, la quinta victoria de la jugadora de 27 años en el Top 10 (y la cuarta en suelo australiano); aunque Collins caería ante Serena Williams en un desempate del partido, su carrera en los cuartos de final la ha impulsado nuevamente al Top 40 nuevamente.

Nadia Podoroska (+2, 47 a 45): Una jugadora que hizo una declaración significativa la semana pasada fue Podoroska, quien sorprendió al mundo del tenis en octubre pasado al convertirse en la primera clasificada en la Era Abierta en llegar a las semifinales de Roland Garros.

No fue casualidad, como subrayó la número 1 de Argentina con otra carrera bravura hacia los cuartos de final del Yarra Valley Classic, destacada por una épica victoria 5-7, 6-1, 7-6 (7) de Petra Kvitova.

El resultado significa que Podoroska ahora ha ganado sus dos primeros encuentros contra los 10 mejores jugadores. Su ranking No. 45 es un nuevo récord personal. Barbora Krejcikova (+7, 66 a 59): También alcanzó un nuevo récord personal la ex número uno del mundo de dobles, Krejcikova.

La checa ha estado aumentando su nivel de amenaza en individuales desde que se reanudó la gira, y la semana pasada logró la mejor victoria de su carrera sobre Elena Rybakina 4-6, 6-2, [10-6] en la segunda ronda del Trofeo Grampians.

. Fue la primera victoria de Krejcikova contra una jugadora Top-20, a pesar de que la jugadora de 25 años había forzado un tercer set en seis de sus ocho derrotas anteriores ante oponentes en ese escalón.

Kaia Kanepi (+29, 94 a 65): Una jugadora que no es ajena a repartir sorpresas es Kanepi, quien demostró en el Trofeo Gippsland que no sembró la cabeza a los 35 años, todavía puede asomar. La estonia terminó sin ceremonias con la racha de 15 victorias consecutivas de Aryna Sabalenka 6-1, 2-6, 6-1 en la segunda ronda para su 12a victoria en el Top 10, pero de manera más inusual, procedió a respaldarla al llegar a la novena.

final de su carrera, su primera aparición en un partido por el título desde que ganó Bruselas en 2013. Kanepi cayó ante Elise Mertens allí, pero su clasificación ha vuelto a su nivel más alto desde diciembre de 2018.

Ann Li (+30, 99 a 69): Pocos jugadores habrían esperado que la cuarentena dura fuera su preparación para el mejor resultado de su carrera, pero Li, de 20 años, que rompió el Top 100 por primera vez en noviembre pasado.

emergió de su hechizo de 14 días en una habitación de hotel de Melbourne para alcanzar inmediatamente su primera final de la WTA en el Trofeo Grampians. La estadounidense, subcampeona junior de Wimbledon 2017, superó a la finalista de Abu Dhabi Veronika Kudermetova y a la semifinalista del US Open Jennifer Brady y, aunque no pudo competir por un título inaugural después de que la final fuera cancelada debido a la programación de reserva, Li se acerca. hasta un nuevo récord profesional como resultado.