Rafael Nadal y su homenaje en París: en el último momento no quise, esa es la verdad

El campeón de 14 ediciones del Abierto de Francia habló de cómo vivió este año el torneo galo

by Leonardo Gil
SHARE
Rafael Nadal y su homenaje en París: en el último momento no quise, esa es la verdad
© Clive Mason / Getty Images Sport

Las buenas sensaciones durante su estancia en París y su partido contra Alexander Zverev, han dado una enorme ilusión a Rafael Nadal tras dos años en los que ha tenido que batallar arduamente contra distintas y fuertes lesiones.

El tenista español había declarado que ésta podría ser su última temporada como jugador profesional, pero los pensamientos han ido cambiando en la mente de uno de los deportistas más competitivos y luchadores de la historia.

El campeón de 22 Grand Slams concedió una entrevista al diario L’Equipe, donde reveló que había un homenaje preparado para despedirlo, como en Madrid, pero la decisión cambió a última hora.

“El torneo me lo ofreció, Amelie (Mauresmo) lo habló con mi equipo. Al principio dije ‘está bien, hagámoslo’, pero en el último momento no quise, esa es la verdad”, explicó Nadal sobre el acto que no se llevó a cabo.

“Entiendo que Roland Garros quiere homenajearme por lo que he logrado y, dado lo que significa el torneo para mí, por supuesto que será grandioso. Me hubiera dolido anunciar que era la última vez que jugaba el torneo, sabiendo que no tuve la oportunidad de prepararme como me hubiera gustado.

Y nada te impide esperar un año. Si se realiza el homenaje y estoy retirado, iré allí como retirado. Y si vuelvo a jugar, estaré allí. Pero, como ahora y antes de empezar este Roland Garros, no estaba seguro de nada.

Preferí no vivir con la idea de que me tuvieran que rendir un homenaje, porque prácticamente me obligaba a no jugar más aquí y no estaba preparado para eso en ese momento”, añadió el dueño de 14 títulos en el Abierto de Francia.

Rafael Nadal: Roland Garros te aporta un extra de energía. Mi semana de entrenamiento fue fantástica.

Para el zurdo de Manacor fue clave poder viajar a París y recuperar las sensaciones en un ambiente que le genera confianza, que le trae buenas sensaciones y donde ha tomado un impulso mental importante para seguir compitiendo al más alto nivel.

“Tenía muchas ganas de venir a París a entrenar, lo necesitaba. Creo que me ayudó mucho a concentrarme en lo que tenía que hacer. Cuando sales de un período difícil, estar en Roland Garros te aporta un extra de energía.

Mi semana de entrenamiento fue fantástica. Por supuesto, el deporte se trata sobre todo de resultados. Pero también le doy importancia a otras cosas, y fue una semana en la que me divertí mucho jugando tenis, disfruté cada momento.

La forma que tenía la semana previa a Roland Garros es la que me hubiera gustado estar antes de Montecarlo. Si ese hubiera sido el caso, tal vez habría soñado con algo muy diferente. Pero eso no sucedió lamentablemente.

El sorteo fue malo. Llegué con dudas porque en Roma fue un desastre. Sabía que iba a ser diferente porque estaba mucho mejor preparado. Pero todo me salió mal: el sorteo, las condiciones de juego (techo cerrado por lluvia)...

No lo dije después del partido porque pensé que no era el momento. Zverev es un gran jugador, llegó hasta la final, habría necesitado un peor Zverev. Y por mi parte no aproveché las oportunidades que tuve para cambiar la situación.

De todas maneras la emoción fue inmensa, como siempre que entro a esta pista. Es un sentimiento muy difícil de describir”, finalizó Rafael Nadal.

Rafael Nadal
SHARE