Italia se queda a un solo punto de conquistar Rumania



by   |  LEER 325

Italia se queda a un solo punto de conquistar Rumania

En el Sala Polivalenta de Cluj-Napoca el equipo local arrancó esta eliminatoria con el debut de Monica Niculescu en la dirección, quien junto a la kazaja Yaroslava Shvedova son las dos únicas tenistas en actividad que fungen la función de capitanas en estas play-offs de la Billie Jean King Cup por BNP Paribas.

También fue debut para Irina Bara quien entró por fin al ruedo representando a su país tras su frustrada aparición en las Qualifiers 2020 contra Rusia. Lo hizo elevada al puesto número uno de su escuadra y abriendo una jornada en que los vientos no fueron a favor de la tenista de 26 años en su choque contra Cocciaretto.

Bara pudo hacerse de su primer servicio, pero la italiana quebró en el cuarto game y desde allí nada la detuvo hasta sellar el primer set con la abrumadora diferencia de 6-1. Mucho más cómoda en la arcilla que en la pista dura de hoy, la rumana pareció encontrar compostura en los primeros quince minutos del segundo set y ponerse 3-0 al reducir la cantidad de sus errores no forzados.

Pero la joven italiana de 20 años siguió dominando las acciones desde la línea de fondo con una gran remontada en la que solo cedió uno de los siete games siguientes, poniendo así su rúbrica al primer punto de su equipo con un firme 61, 64 en el marcador final.

"Era mi debut en el equipo rumano y por desgracia no pude hacer más”, se lamentó Bara al final del partido. “Su juego no me sorprendió. Tuve una buena preparación pero hubiera sido mejor jugar el segundo partido del día”, añadió.

Gran presión en Buzarnescu Con tal adverso puntapié inicial, Mihaela Buzarnescu (zurda, 32 años, No. 137 WTA) entró a la pista con un gran peso sobre sus hombros evidenciado en los lentos primeros pasos del segundo partido del día, contra Martina Trevisan.

La también zurda florentina (27 años, No. 143 WTA) obtuvo la primera rotura de servicio en el sexto game poniéndose por delante 4-2. La rumana perdió la oportunidad de recuperar su juego de saque al lanzar una derecha demasiado larga en un momento crucial.

Cuatro juegos consecutivos le permitieron a Martina sellar con un 6-2 el set inicial. El comienzo del segundo fue una real batalla. Mihaela logró elevar su nivel de juego. Entrando en ritmo y con una selección más acertada de golpes, la rumana fue capaz de quebrar el saque de su rival por primera vez (4-0) y hacerse del segundo set por 6-2.

Batalla épica El período definitorio fue una verdadera montaña rusa. Diez de los 12 games fueron todos quiebres de servicio continuo. Buzarnescu desperdició dos saques de partido a 5-4 y 6-5 y, tras más de tres horas de lucha a brazo partido, fue Trevisan quien demostró en el tie-break su superioridad en una batalla épica.

Y como en toda batalla fue el espíritu de lucha lo que prevaleció, a decir de la italiana: "En el período decisivo, lo más importante fue que conseguí recuperar el break en cuanto perdí mi servicio.

Luché por cada bola, aunque no me sentía muy bien en las últimas fases del partido. Este espíritu de lucha me dio la victoria" Martina tiene ahora la mesa servida para llevar a Italia por la vía rápida a las Qualifiers 2022 ya que abrirá las acciones del sábado frente a Irina Bara.

Para el punto de dobles, la capitana local, Monica Niculescu entrará a la cancha con Gabriela Ruse con las italianas Jasmine Paolini y Giulia Gatto Monticone del otro lado de la red.