Jannik Sinner: Me gusta bailar en la tormenta de la presión

El italiano compartió su particular manera de celebrar los grandes títulos, sobre todo, el del Abierto de Australia

by Leonardo Gil
SHARE
Jannik Sinner: Me gusta bailar en la tormenta de la presión
© Elsa / Getty Images Sport

Este lunes será el primer compromiso de Jannik Sinner en Roland Garros, el italiano de 22 años jugará contra el estadounidense, Christopher Eubanks, en lo que será su retorno a las competiciones luego de superar la lesión en la cadera derecha que lo mantuvo fuera por varias semanas.

El transalpino concedió una entrevista al medio inglés “The Guardian”, en la que detalló su enfoque y cómo manejar la presión. “Me gusta bailar en la tormenta de la presión.

Hay que disfrutar la presión porque no es como si fuéramos médicos haciendo cirugía. Cometes un error como médico y te puede costar la vida. Simplemente ganamos o perdemos y la semana que viene tienes otra oportunidad”, compartió el oriundo de San Cándido.

Jannik Sinner: Si quieres volver a conseguirlo tienes que seguir trabajando

El actual número dos del mundo explicó cómo su mentalidad lo impulsa a seguir trabajando para mejorar cada vez más, sin importar los títulos que conquiste. “El trabajo me dio la satisfacción de tener un gran trofeo.

Si quieres volver a conseguirlo tienes que seguir trabajando. No hay suerte en el tenis. Tengo que mejorar física y mentalmente y mezclar mi juego porque mis oponentes ahora me conocen mejor. Es divertido encontrar la solución”, analizó el jugador italiano.

Tras ganar su primer Grand Slam en el Abierto de Australia, Sinner celebró a su manera y de forma muy particular con su equipo. “El mejor momento fue al volver en el avión de regreso con mi equipo. Normalmente duermo durante el vuelo, pero no esa noche.

El avión tenía un bar y íbamos allí y conversábamos. Es lo que me gusta, compartir la victoria con la gente que me ayudó a llegar hasta este punto”, confiesa. “Mis celebraciones son diferentes.

Si tengo una buena semana, siempre como una hamburguesa con patatas fritas, una Coca Cola y tiramisú o helado. En Melbourne lo tenía todo. Ese es mi placer culpable”, finalizó Jannik Sinner.

Jannik Sinner
SHARE