Jannik Sinner, ídolo en ascenso para Darren Cahill: El cariño de la gente lo alimenta

El entrenador australiano habla de cómo ha cambiado la vida de su pupilo

by Leonardo Gil
SHARE
Jannik Sinner, ídolo en ascenso para Darren Cahill: El cariño de la gente lo alimenta
© Elsa / Getty Images Sport

No solo se ha convertido en uno de los mejores tenistas del presente, Jannik Sinner también se ha elevado como uno de los jugadores más queridos sin importar bandera, idioma o edad, el joven de 22 años se ha ido ganado el cariño de la gente con sus triunfos, pero sobre todo, con su forma de ser, la de un chico que viene luchando de abajo para vivir el sueño que alguna vez habitó en la mente de todos aquellos que soñaron ser tenista profesional.

Su humildad y educación lo han elevado por encima del resto y sus declaraciones lo confirman, una personalidad de la que ha hablado uno de sus entrenadores, Darren Cahill, quien tuvo grandes palabras sobre el número dos del mundo en una entrevista con La Gazzetta dello Sport.

Darren Cahill: Jannik Sinner es un tipo afortunado, sabe que lo es y lo aprecia hasta la médula

“Por supuesto, ha cambiado mucho desde ese punto de vista, le resulta difícil salir a la calle o a un restaurante sin que le reconozcan, pero ése es el precio que pagas cuando te conviertes en un gran jugador.

Y es un gran precio”, reveló Cahill sobre el transalpino de 22 años. Sinner ha destacado el sacrificio de sus padres para permitirle ser jugador, recordando cada esfuerzo hecho y la felicidad de una vida sencilla a pesar de todo el dinero, patrocinios y títulos que pueda ganar, pero uno de los trofeos más grandes que se ha ganado es el afecto de un seguidor ávido de atletas carismáticos que rescaten el “deporte de los caballeros”.

“El cariño de la gente le alimenta, lo disfruta, Jannik siente el afecto de la gente y lo convierte en energía. Es un chico de 22 años muy normal. Ha invitado a su mejor amigo a pasar un par de semanas juntos.

Juegan a la playstation, juegan un poco al golf, lanzan algunas pelotas, ríen y bromean. Es un tipo afortunado, sabe que lo es y lo aprecia hasta la médula", afirmó Cahill. Lo han demostrado en acción, pero también en cada declaración, una armonía en el grupo de trabajo que se convierte en base para el éxito. “Nos tenemos un gran respeto.

Cada uno tenemos nuestro papel, comparamos, discutimos y siempre intentamos encontrar la mejor solución para Jannik”, finalizó Darren Cahill.

Jannik Sinner Darren Cahill
SHARE