Nick Kyrgios: Los espectadores creen que no hay límites

El australiano habló de la polémica con el público y los jueces de línea en su partido de primera ronda de Wimbledon

by Leonardo Gil
SHARE
Nick Kyrgios: Los espectadores creen que no hay límites

Nick Kyrgios, tras una larga batalla contra el británico Paul Jubb y el público en la Cancha 3, aseguró su pase a la segunda ronda al ganar 3-6, 6-1, 7-5, 6-7(3), 7-5. En la rueda de prensa, Kyrgios explicó los motivos de su enfado con el público y habló del delicado tema del racismo.

Al tenista australiano le preguntaron si le habían dirigido alguna palabra racista. "No, hoy no, pero el público me ha faltado al respeto. Estoy empezando a pensar que es normal, cuando no debería serlo.

No había dicho nada al público cuando todo empezó al final del partido. Desde el público, alguien me gritó que era un pedazo de ****: ¿es eso normal? No entiendo por qué se repite siempre.

Esto no tiene nada que ver con Wimbledon. Es una generación de personas que, como en las redes sociales, se creen con derecho a responderte siempre con esa negatividad. Y no puedo decir ni hacer nada, porque me metería en problemas", respondió Kyrgios, comentando los gestos de los espectadores.

Sobre los casos de racismo que le han preocupado en el pasado. "Es algo que me pasó en Stuttgart y no sé por qué los espectadores son capaces de hacer algo así. He crecido en Australia y sé lo que es el racismo.

Los espectadores creen que no hay límites. Pueden sentarse y filmarte y contarte cualquier cosa mientras se ríen. Eso puede herir emocionalmente a alguien", dijo el número 41 del mundo, que añadió: "No entiendo por qué esto es algo que sólo se hace con los deportistas.

Es decir, nadie entra en un supermercado y se acerca a alguien que está haciendo su trabajo y empieza a faltarle al respeto. Esto es algo que ocurre cada vez más en el deporte. No creo que sea correcto".

Nick Kyrgios: el público me ha faltado al respeto

Sobre las palabras dirigidas a los jueces de línea.

"No creo que sea ideal, en un deporte que se juega con márgenes tan pequeños, que los jueces de línea sean tan mayores. Los jóvenes tienen mejor vista. No es apropiado. Cuando se juega por cientos o miles de dólares, debemos tener gente que pueda ver bien las pelotas.

Lo digo porque si pierdo un partido por una llamada errónea del juez de línea, él no se lleva nada, pero yo o mi novia, en las redes sociales, nos llevamos todo. Incluso mi familia. Cuando ocurrió en Miami con Bernardes, ¿se enfrentó a las repercusiones? No, siguió como si nada hubiera pasado.

Lo que la gente no entiende es que soy yo quien tiene que lidiar con todo el odio en las redes sociales. Y eso me frustra", replicó Kyrgios. El australiano dirigió un escupitajo hacia un aficionado. "Sí, hacia una de las personas que me estaba faltando al respeto.

Ese tipo de gente viene al partido sólo para hacer eso, no para apoyar a alguien". El tenista de Canberra comentó finalmente su actuación. "Mentalmente fue uno de los partidos más duros que tuve que afrontar en Wimbledon.

Todo el público estaba con él, especialmente al final del partido. Está en el puesto 220 del mundo, pero no jugó en absoluto como un jugador con esa clasificación. Estoy orgulloso de mí mismo por estar sentado aquí ahora como el ganador del partido.

Hace unos años habría perdido el partido. Desde el punto de vista del juego, fue uno de los peores partidos que he jugado. No estaba sintiendo bien la pelota. No estaba sirviendo bien. He jugado muy mal. Es uno de mis peores partidos de los últimos tres años", respondió Kyrgios.

Nick Kyrgios Wimbledon
SHARE