Ferrero revela el verdadero estado de Carlos Alcaraz antes de Wimbledon



by   |  LEER 921

Ferrero revela el verdadero estado de Carlos Alcaraz antes de Wimbledon

La presencia de Carlos Alcaraz en Wimbledon es ya segura, pero su estado físico es la verdadera incógnita. Tras retirarse del torneo de Queen's la semana pasada por un problema en su codo derecho, el español ya ha comenzado a entrenar en Wimbledon con un evidente vendaje en el brazo.

Si la temporada de tierra batida ha tenido al murciano de 19 años como protagonista y uno de los tenistas más en forma, Alcaraz llega a Wimbledon sin haber jugado un solo partido en hierba. Por tanto, hay mucha curiosidad por verle en acción en una superficie en la que aún no ha demostrado mucho, dada la eliminación del año pasado en la segunda ronda del slam británico a manos de Daniil Medvedev.

El entrenador del tenista español, Juan Carlos Ferrero, reveló a la Agencia EFE cuál es el estado actual del número 7 del mundo y sus sensaciones de cara al próximo Grand Slam.

Ferrero: Físicamente Carlos Alcaraz ha trabajado bien

Ferrero explicó que el vendaje en el codo de Alcaraz, que ha sentido dolor en las últimas semanas, es para proteger la articulación.

"Físicamente ha trabajado bien. A Carlos le gusta jugar en la hierba. En la Academia, entrenamos en césped artificial, que no es exactamente lo mismo. A nivel de tenis, nos ocupamos de su codo, por eso tenía el vendaje.

El codo le producía algunas molestias y el vendaje sirve para proteger mejor la articulación", dijo el entrenador español. El ex número uno del mundo habló entonces de las dificultades del Slam británico.

"Este es el torneo más difícil, porque es el que tiene menos preparación. A nivel físico es exigente, porque la hierba es la superficie más difícil de recuperar de un partido a otro.

Por eso Wimbledon es siempre una incógnita. Puede complicar un partido que crees que es fácil o todo lo contrario", dijo Ferrero. El ganador de Roland Garros en 2003 concluyó finalmente añadiendo que las pelotas pesadas causan cierta incomodidad al joven tenista español, que tendrá que acostumbrarse a ejecutar un buen juego de pies desde la línea de fondo y saber qué espacios ocupar para mejorar.