Craig Tiley está seguro: En Melbourne, al menos el 50% de la audiencia



by   |  LEER 10177

Craig Tiley está seguro: En Melbourne, al menos el 50% de la audiencia

No es ningún misterio que Craig Tiley, el director del Abierto de Australia, esté teniendo un verano australiano más caluroso que otros años. Las decisiones gubernamentales, las preocupaciones de los jugadores y la situación de salud en constante evolución jugaron un papel preponderante en la organización del primer Slam de la temporada que, inevitablemente, también tuvo que sufrir un ligero retraso para permitir a los tenistas y profesionales el cumplimiento de las reglas previstas por la política (es decir, cuarentena) antes de ser incluidos en la famosa burbuja de seguridad durante toda la duración de su viaje.

Dado que cada torneo no es solo un evento deportivo sino también una máquina financiera, inevitablemente quedan algunas preguntas abiertas sobre los posibles ingresos que puede adquirir el Abierto de Australia.

Patrocinadores, venta de entradas, consumo y derechos de televisión entre los rubros más importantes. Si bien la confirmación de la realización real del evento ha despejado muchas dudas, uno de los nudos a deshacer estuvo ligado a la posible presencia del público, determinante no solo para darle color y vida al evento, sino sobre todo para dar aliento a las arcas de la organización.

Y sobre este mismo tema, Tiley recientemente concedió una entrevista al Tennis Channel.

Las palabras de Tiley son un buen augurio

Según Craig, la buena noticia es que "habrá al menos un 50% de espectadores" y que la participación llegará incluso al 75% si las condiciones lo permiten.

La noticia es, sin duda, de gran impacto sobre todo si se piensa en cuánto es capaz el público australiano de generar espectáculo en las gradas, pero no solo, de hecho, si este optimista pronóstico realmente ve la luz, representaría un importante primer paso hacia el regreso de la afición a los estadios, propulsor fundamental para volver a encender los grandes escenarios y fortalecer las finanzas de los organizadores del torneo.

Como en todos los deportes, la ausencia de público se siente cada día con más insistencia desde muchos puntos de vista, sin embargo, aunque las imágenes recientes de los torneos de Antayla y Abu Dabi no nos invitan a ser muy optimistas, las palabras de Craig Tiley suenan como una extraordinaria revelación para un futuro no muy lejano.