Se viene la generación dorada del tenis canadiense


by   |  LEER 715
Se viene la generación dorada del tenis canadiense

Desde 2010, Canadá no sólo ha despertado en su interés por el tenis, sino que en tiempo récord ha producido seis talentos, más allá de las carreras que están o van a tomar y experimentar, que explican bien la mina de oro del tenis actual.

La fiebre de talento del tenis canadiense vuelve a tener un nuevo punto de inflexión. Si Bouchard y Raonic fueron semifinalistas de Wimbledon en 2014, es en la primavera de 2019 donde el triunfo de Andreescu en Indian Wells y la presencia de Shapovalov y Auger-Aliassime en semifinales de Miami donde Canadá vuelve a dejar huella.

"Nunca podemos sacar pecho por todo esto. Somos un facilitador", dijo Michael Downey, President de Tennis Canada, en 'The Star' “Al final, hay muchos padres, muchos entrenadores externos y los propios jugadores que van a la cancha los que realmente ganan estos partidos.

El papel de Tennis Canada es ser un facilitador para tratar de ayudar a este joven talento a superar sus propias expectativas" Una palabra, la de facilitador, a la vez un rol, que equilibra y acoge la decisión de sus talentos para no entorpecer el crecimiento ni acaparar posibles progresiones.

La creación del centro nacional de alto rendimiento de Tennis Canada en Montreal, en 2007, y la suma de centros regionales de formación también significaron estimulantes significativos para que muchos padres se decidieran por el tenis en lugar del hockey o el fútbol americano, deportes rey en el país.

"Creo que los entrenadores y los fisioterapeutas, los psicólogos, todos están muy bien formados", dijo Bianca Andreescu sobre la capacidad y capacitación de la federación canadiense. "Y creo que la clave es que nos quedemos a seguir trabajando en Canadá, somos como una gran familia feliz"

La popularidad del tenis en todo el mundo también ha ayudado a hacer del deporte de la raqueta una opción atractiva para los canadienses de primera generación, aprovechando la captación de talento y las facilidades para trabajar desde Canadá.

"Eso también ha sido un factor", dijo Hatem McDadi, vicepresidente de desarrollo de tenis de Tennis Canada. "Muchos de los nuevos canadienses tienen una cultura del tenis proveniente de Europa, Asia y América del Sur"

Andreescu pasó parte de su infancia en Rumania antes de mudarse a Mississauga. Shapovalov nació en Tel Aviv y creció en Richmond Hill. El padre de Auger-Aliassime, originario de Montreal, es de Togo, mientras que Raonic, quien creció en Thornhill, nació en Podgorica, Montenegro.

"Lo más valioso del éxito reciente es la inspiración que crea", realza Downey. “Porque, fundamentalmente, Tennis Canada invierte en alto rendimiento para que muchos niños pequeños puedan superar sus expectativas, sobresalir en la escena global e inspirar a Canadá para que más niños y más adultos adquieran una raqueta.

Y eso es lo que está pasando, porque nuestro deporte continúa viendo un crecimiento de dos dígitos en las bases" "Es un momento realmente emocionante para ser parte del tenis canadiense", dijo McDadi.

“De muchas de las personas con las que hablo y de lo que estamos viendo, es la edad de oro del tenis canadiense. Nunca como nación, el tenis en Canadá, tuvimos tanto éxito en el más alto rendimiento"

Y hoy, en Miami, todo el mundo, todos los canadienses, de todas las edades, van a ver a dos de los suyos luchando por meterse en la final de un torneo importantísimo, ante Roger o John Isner, dos top-10.