Diego Schwartzman: He recibido a través de las redes sociales muchas críticas



by   |  LEER 209

Diego Schwartzman: He recibido a través de las redes sociales muchas críticas

La vida generalmente da revancha. Y en el tenis también. Al menos fue el caso de Diego Schwartzman quien, después de un sábado olvidable con una derrota en sets corridos ante un júnior sin ránking ATP, pudo el domingo recuperarse y cerrar en favor de la Argentina ante Bielorrusia el triunfo por el Grupo Mundial I de la Copa Davis por Rakuten.

Y con premio de yapa: el pase de los albicelestes a los Qualifiers del año próximo, la instancia clasificatoria para las Finales 2022. Esta vez, Schwartzman, 15° ATP, le ganó a Alexander Zgirovksy, 1233° mundial, por 6-1 6-2, para coronar lo que el dobles de Máximo González y Horacio Zeballos había comenzado más temprano poniendo a Argentina 2-1 arriba luego de vencer a Daniil Ostapenkov y Erik Arutiunian por 5-7 6-2 6-2.

Más allá del resultado, hay otra noticia detrás de la serie que se jugó en el Buenos Aires Lawn Tennis Club, y es que se trató de la última de Gastón Gaudio como capitán argentino, quien se va con un balance equilibrado en la silla con 3 victorias y 3 derrotas.

“Me gustó ser capitán de la Copa”, dijo Gaudio, escuetamente tal su costumbre, al ser consultado sobre el balance de su capitanía. Argentina debe esperar a las Finales de noviembre, cuando se conozcan el resto de las naciones que estarán en los Qualifiers para conocer posible rival de marzo 2022.

Un dobles duro Pero la jornada no había arrancado del todo favorable para los locales, ya que González y Zeballos perdieron el set inicial ante los bielorrusos, y los malos recuerdos del día anterior con la derrota de Schwartzman amenazaban con reaparecer.

“Necesitábamos un quiebre y lo conseguimos en el segundo set. Eso nos tranquilizó porque habíamos tenido varias chances de break en el primer set y no pudimos concretarlos”, explicó Zeballos.

Y así se fue construyendo una victoria que, hacia el final, fue menos trabajosa de lo prevista. Luego fue el turno de Schwartzman. El número uno de la Argentina salió a borrar, a puro raquetazos, la inesperada derrota del sábado.

Es cierto que ganó su partido con claridad, pero él mismo aceptó que su rival “ayudó”, sin dejar de reconocer el aliento de las mas de 2.500 personas que estuvieron presentes en el Buenos Aires Lawn Tennis Club.

“No sé si fue una revancha por no borró nada de lo que me pasó en el partido del sábado. Sí me gustó haberle dado el punto a la Argentina para cerrar la serie. La Copa Davis es muy movilizante y lo de ayer fue completamente inesperado.

Para mí fue un día muy feo. Porque más allá de los mensajes de aliento, también he recibido a través de las redes sociales muchas críticas”, se lamentó Schwartzman.

El mejor tenista de Sudamérica apuntó que se apoyó en la gente de siempre para superar el mal momento del sábado, “en el equipo, en el grupo, en mi familia por supuesto, con quien hablé constantemente.

Hoy jugaba de vuelta y lo hice mejor”. Y por si quedaban dudas, fue tajante con respecto a dudas por posibles participaciones futuras: “Siempre que me convoquen estaré para representar a la Argentina, sin dudarlo”, confirmó.

La jornada, con la serie ya definida, se cerró con el debut en la Davis de Federico Coria ante Ostapenkov, con la curiosidad que su hermano Guillermo estuvo viéndolo desde el palco oficial, tal como, en 2005, Federico estuvo entre el público viendo a Guillermo en aquella serie en el mismísimo Buenos Aires Lawn Tennis Club ante República Checa.