Alex Corretja: El recuerdo más grande que tengo es de unión



by   |  LEER 458

Alex Corretja: El recuerdo más grande que tengo es de unión

Para Alex Corretja el recuerdo más importante de aquella primera Copa Davis ganada por España es sin duda la "unión" que se generó entonces por todos los componentes del equipo y su compromiso total.

"El recuerdo más grande que tengo es de unión", dice el ahora comentarista de Eurosport, en conversación con EFE. "Lo que tengo más dentro del corazón es como fuimos capaces de empezar un año con dificultades, como fue el cambio de capitán y toda la controversia que generó la destitución se Santana, y el nacimiento del G4, y como los capitanes y los jugadores nos unimos por un objetivo común para conseguir algo histórico que nunca se había logrado, como ser campeones de la Copa Davis, ser campeones del mundo", señala.

"El recuerdo es de una satisfacción interna de un sueño cumplido. Llevábamos muchos años luchando por ser un equipo y no lo habíamos conseguido, porque el tenis español no estaba unido.

Era un buen conjunto de individualidades pero no funcionaba como equipo", puntualiza Alex. "Incluso los compañeros del circuito me lo habían comentado. Y a mi eso me dolía porque siempre me consideré un hombre de equipo y me decía que de pequeñitos ganábamos todas las competiciones por equipos y de mayores no.

Tan egoístas somos?", se preguntaba. "Para mí era un reto, demostrar que éramos capaces. Conseguirlo fue como un alivio. Honestamente, me emociona pensar que fuimos capaces de dejar de lado todos nuestros egos y nuestras individualidades para ponerlo a disposición del equipo", zanja el que fue entonces número uno del conjunto nacional.

Alex recuerda que su posición en el equipo fue de multitarea. "Me considero humilde, pero hacía casi de todo. No solo como jugador, animar a mis compañeros y apagar fuegos cuando se enfadaban con sus familiares.

Les motivaba cuando tenían tensión, no porque me considerase más bueno que ellos, sino por mi forma de ser y mi carácter y me salía de dentro, y tenía más experiencia", dice.

"Entendí que, como yo era uno más, tenía que aportar todo lo que tuviera. Acepté la decisión de que me dejaran fuera el primer día sin crear un incendio en el vestuario, y eso fue fundamental para no crear una bomba en el equipo", señala sobre la postura que tomó el G-4 de reservarlo para el doble, y para el último día.

"A nadie le importaba quién fuera el último en ganar el punto decisivo. Yo lo acepté e intentar dar el máximo para lo que necesitaba el equipo", dice. "Sentíamos más que obligación, deseo.

Sentíamos que era una grandísima oportunidad y teníamos muy claro que íbamos a sufrir mucho, porque jugar en casa es un arma de doble filo", comenta sobre el papel de favorito de España.

Alex dice que ese triunfo fue algo especial en su carrera. "Para mí el Masters es algo más individual, pero esto sobrepasa todos los límites de tu persona. Es para todo un equipo y para todo un país.

Al panadero que le da igual el tenis, le hace ilusión que tu también ganes, y dos días más tarde, cuando compras el diario la gente te lo agradece porque se sienten partícipes de esa victoria", apunta.

Corretja además estuvo al lado de Rafael Nadal en aquella final, porque el mallorquín portaba la bandera española. "Rafa era extremadamente tímido, súper introvertido y apenas nos habló", recuerda.

"Levantaba un poco la mirada, nos escuchaba y asentía,y poco más. Yo estaba a su lado en la pista, y le decía cosas. Era muy joven tenía 14 años, y yo 26 años", señala. EFE.