Roland Garros: Carlos Alcaraz, el ascenso del príncipe de la arcilla

El español de 21 años superó a Alexander Zverev para proclamarse campeón en París

by Leonardo Gil
SHARE
Roland Garros: Carlos Alcaraz, el ascenso del príncipe de la arcilla
© Clive Brunskill / Getty Images Sport

El heredero ha reclamado su trono. Carlos Alcaraz ha hecho historia este domingo en París al conquistar su primera corona en Roland Garros tras superar al alemán, Alexander Zverev, por 6-3, 2-6, 5-7, 6-1, 6-2 luego de cuatro horas y 17 minutos de compromiso.

El español de 21 años consigue su tercer trofeo de Grand Slam tras las consagraciones en el US Open 2022 y en Wimbledon 2023, elevándose como el tenista más joven de la historia que gana un trofeo Major en cada superficie diferente.

Con un juego variado, con potencia, explosividad, inteligencia y mucha valentía, “Carlitos” se ha ganado también en aplauso y reconocimiento de muchos, superando problemas físicos y a grandes rivales para tomar el testigo de su ídolo, Rafael Nadal, considerado el “rey” de la arcilla con 14 títulos en el segundo Grand Slam de la temporada.

No llegó en su mejor momento, venía de superar la lesión en el antebrazo derecho que lo obligó a perderse Montecarlo, Barcelona y Roma, pero dejaba muy claro que no necesitaba muchos partidos para retomar su mejor versión y tras el triunfo del año pasado en la Catedral del tenis, Alcaraz vuelve a sumar en la categoría más alta con su tercer Grand Slam en una muy joven carrera que está batiendo enormes marcas y que lo colocan como el prodigio del mejor tenis del mundo.

Superó al mejor del año y nuevo número uno del mundo en la ronda anterior, un Jannik Sinner que también fue un enorme desafío, mientras que este domingo batalló para doblegar a un inspirado rival que desplegaba su mejor nivel en esta superficie, consciente el ibérico de la enorme tarea que tenía por cumplir: derrotar a todos para alcanzar la cima y ser campeón en la ciudad luz.

Iluminado estuvo el discípulo de Juan Carlos Ferrero, luchó con molestias musculares en sus últimos partidos, recibió atención médica, pero su hambre de gloria nunca disminuyó, volvió a ganar una final de Grand Slam para sumar un impresionante récord de tres finales Major disputadas hasta ahora y las tres ganadas: en el US Open superó a Casper Ruud, en Wimbledon a Novak Djokovic y este domingo a Alexander Zverev.

La discusión se ha zanjado con un jugador que recibió enormes críticas y que antes de Indian Wells recibió enormes señalamientos por no consagrarse desde que ganó en Londres el año pasado.

Golpe a la mesa donde Sinner ejercía, toma una silla y se sienta a su lado como los mejores de la temporada, dos brillantes tenistas que sí han llegado para dar el recambio generacional, no solo por el lapso que viven Novak Djokovic o Rafael Nadal, también por superar y dejar sin botín a la generación de Zverev, Tsitsipas, Ruud, Rublev y más.

Zverev llegó de doce triunfos al hilo tras ganar Roma, luchó con un planteamiento de ajedrez en la Philippe-Chatrier, pero Alcaraz respondió al desafío y demostró por qué se está convirtiendo en uno de los mejores de la historia.

Carlos Alcaraz es el nuevo campeón de Roland Garros

El oriundo de Murcia, el séptimo de la Era Abierta en ganar sus primeras tres definiciones en Grand Slam, se quedó con el encuentro entres dos jugadores que debutaban en la final de la justa celebrada en la capital francesa, manejó sus nervios y todo su arsenal de golpes para imponerse con su explosiva derecha, su dejada y sus reflejos.

Ganó el primer set tras un comienzo lleno de nervios al quebrar en tres ocasiones el saque del oriundo de Hamburgo, pero el teutón no acusó la fatiga por las 19 horas y 27 minutos de trabajó en París, reaccionó en medio de la euforia y adrenalina del momento, elevó las prestaciones con su servicio para apuntalar su retorno y nivelar la pizarra con regularidad en su tenis desde el fondo de la cancha.

Alcaraz despertó, comenzó a luchar con los ánimos que le daba Ferrero y sacó una ventaja de 5-2 en el tercer set, pero el alemán de 27 años no bajó los brazos cuando estaba al borde del abismo, con aplomo empezó a remar para remontar la desventaja y sumar cinco juegos para quedarse con la tercera manga ante el asombro de un estadio que se sumergía en la emoción de una final que elevaba su nivel.

Bajo el radiante sol en París, Alcaraz volvió a trabajar “sufriendo” como lo había dicho durante la semana, cuando parecía que Zverev podía sentenciar el duelo, el joven iibérico sacó su mejor versión y volvió al plan del primer parcial para ir tumbando las aspiraciones de su rival con enormes puntos.

Al igual que contra Sinner, Alcaraz trabajó a fondo para conseguir la gloria en cinco parciales, planteó la construcción de puntos y fue nivelando la batalla psicológica para colocarse 4-0, una distancia que mantendría para enviar la definición del encuentro al quinto y definitivo set.

El estallido de emoción por parte del público no se hizo esperar, una euforia que recargó de energía a “Carlitos”, quien ya no encontraría freno hacia la gloria. Alcaraz capitalizó los nervios y errores de Zverev en el inicio del quinto parcial para irse arriba 2-1, una ventaja que defendió con el alma el español, pegando cada vez más fuerte para asegurar su ascenso a Francia.

Volvió a romper Carlos para dar la estocada definitiva para ganar el encuentro y convertirse en el nuevo campeón de Roland Garros, el octavo de su país tras las victorias de Rafael Nadal, Sergi Bruguera, Manuel Santana, Juan Carlos Ferrero, Albert Costa, Carlos Moyà y Andrés Gimeno.

El triunfo también devuelve al español al número dos del mundo, detrás del nuevo monarca del ranking ATP, Jannik Sinner, quien está a 945 puntos. El heredero asciende, el príncipe reclama su trono.

Roland Garros Carlos Alcaraz Alexander Zverev
SHARE