Finales ATP: Novak Djokovic conquista la séptima corona tras derrotar a Jannik Sinner

El número uno del mundo se mostró intratable para hacer historia una vez más y cerrar el año por todo lo alto

by Leonardo Gil
SHARE
Finales ATP: Novak Djokovic conquista la séptima corona tras derrotar a Jannik Sinner
© Clive Brunskill / Getty Images Sport

Ha sido otra temporada para la historia en la carrera de Novak Djokovic, y aunque no sea la mejor como él mismo lo aseguró, el número uno del mundo protagonizó una temporada casi perfecta. El dueño de 24 Grand Slams levantó su séptima corona en las Finales ATP tras superar a Jannik Sinner por 6-3 y 6-3 tras una hora 44 minutos de acción y en su novena final en esta cita, un triunfo que le permite colocarse como el más ganador en los 54 años de historia de este torneo, dejando atrás las seis consagraciones de Roger Federer.

El campeón de 40 Masters 1000 defiende su título en la cita que reúne a los mejores ocho del año, conquista el título 98 de su dorada trayectoria, el séptimo del calendario 2023, el más ganador en esta departamento, además de ser el tenista de mayor edad que suma dos coronas seguidas en esta competencia, el más longevo en levantar la “Copa de Maestros”.

Novak Djokovic y Jannik Sinner se enfrentaban por quinta ocasión en sus carreras, el serbio dominaba la serie 3-1, pero el anfitrión de estas Finales ATP se había quedado con la victoria esta semana cuando se enfrentaron en la fase de grupos.

Ambos llegaban en un gran momento, su nivel de juego creció duelo tras duelo y la final comenzaría con ambos dominando sus turnos de saque. El número uno del mundo ganó en cero y con dos servicios ganadores su primer juego, mientras que el cuarto mejor jugador del planeta respondía nivelando la pizarra con algo más de dificultad, pero sin riesgo alguno.

Djokovic sabía que tenía que limitar a Sinner y desde su saque mandaba con autoridad, en apenas dos juegos ya el departamento de aces tenía cuatro para el balánico. Pero Sinner también respondía con una frialdad enorme para concretar sus turnos de saque, una batalla desde el fondo de la cancha que contaba con las exquisiteces del italiano, quien ya daba muestras con un dropshot que arrancaba los aplausos del público.

Era un toma y dame en el que el mejor del mundo también dibujaba un globo en un juego que por primera vez se iba al deuce tras el primer error de derecha de Sinner. La insistencia de Djokovic dio su frutos y el primer impacto llegó a los 18 minutos cuando el serbio quebró a la primera oportunidad que tuvo tras otro fallo de derecha del joven de 22 años.

El 3-1 subía a la pizarra del Pala Alpitour de Turín. Djokovic comenzó jugando con el nivel que traía del duelo contra Carlos Alcaraz, fino, preciso, sabiendo que tenía que dominar desde el principio, para no permitir que el público también jugara al lado de Jannik.

Sin titubeos y con un enorme primer saque que estaba al 84% de su efectividad, Djokovic confirmaba el quiebre para irse arriba 4-1.

Novak Djokovic defiende su título en las Finales ATP tras superar a Jannik Sinner

Sinner no falló en su turno de servicio para intentar recuperar en el siguiente el quiebre que sufrió, pero Novak estaba en su día con el saque y no permitía revueltas del joven retador, dos saque ganadores más y el balcánico mantenía su dominio con el servicio, ante un Jannik que no podía encontrar su devolución, que le costaba muchísimo pegar correctamente en el primer y segundo saque del balcánico.

Ante una nueva amenaza del mejor del planeta, Sinner escapó a otro intento de quiebre, en el 30 iguales dos servicios ganadores lo ayudaron para escapar del abismo. No le tembló el pulso a Novak cuando el público salía al apoyo de su rival, el nivel del saque era superlativo, un nuevo ace y otro juego perfecto desde la línea de base no permitían ni un punto de Sinner para cerrar el set por 6-3 en 39 minutos, con ocho aces y tan solo dos errores no forzados por los 13 de Jannik Sinner.

Ante un público atónito, Djokovic cumplía la premisa del “pega primero pega dos veces”. El seis veces campeón de esta cita estaba intratable, veloz, con un tenis que rozaba la perfección y en el comienzo de la segunda manga no permitiría ni un punto de Sinner para quebrar una vez más, dando un duro golpe a las aspiraciones del ídolo local, quien buscaba respuestas al momento que estaba atravesando.

El tenista de 36 años no bajaba la intensidad del saque, solo en este set sumaba ocho puntos al hilo para confirmar el saque, con dos nuevos saques que el transalpino no pudo tocar. Djokovic estaba injugable. Novak sumó una decena de puntos al hilo, se colocó de nuevo 0-30 con saque de Jannik, pero el número uno de Italia lo intentaba una vez más, por todos los caminos para nivelar el marcador.

Ante un nuevo intento de rebelión, Djokovic ejercía con puño de hierro desde su reino. Sinner salvó dos puntos de quiebre, mejoró con su saque, empezó a batallar acelerando sus golpes desde la línea de base y escapó ante el que habría sido un golpe casi definitivo del oriundo de Belgrado.

El dueño de la cima del ranking de caballeros le llegaba a todas las pelotas, una velocidad de piernas impresionante a sus 36 años, esos “nuevos 26” que siguen maravillando al planeta. Djokovic mejoró con el paso de los “games”, conectó tres aces de forma consecutiva para llegar a la docena y sumar otro juego para el 3-1, con solo cuatro servicios.

En el sexto juego un rayo de luz aparecía en el panorama de Sinner, por primera vez Djokovic comenzaba perdiendo un punto en tu turno de servicio tras un error no forzado de derecha, momento que el oriundo de Tirol del Sur aprovechaba para colocar el primero 0-30 del duelo tras un formidable revés cruzado.

Las dos primeras oportunidades de quiebre llegaban para el ídolo de casa tras otra derecha que se iba fuera del serbio. Pero una vez más, Novak escapaba del abismo en el momento más apremiante para él en el duelo, salvó los dos puntos de quiebre en el mejor lapso de Sinner y mantuvo su saque para colocar el 4-2 en la pizarra.

Sinner volvió a vivir otro duro turno de saque ante la mejor devolución de la historia, no dejaba de creer, de luchar, de intentar por otros caminos y tras más 16 minutos en solo ese “game”, Jannik pudo concretar el 3-4 gracias a su lucha, la que arrancó el primer cántico del público, que impulsaba a su jugador con el “Sinner, Sinner, Sinner”.

El serbio comenzó con dudas nuevamente su turno de saque, no se estaba moviendo como minutos atrás y la tensión empezaba a notarse al fallar un punto que pudo cerrar en la red con tranquilidad, pero su volea se fue larga.

Sinner pegó nuevamente, subió el 0-30 a la pizarra, pero como maestro del escapismo, Novak volvió a nivelar tras dos fallos del italiano en la devolución y con pulso colocó el 5-3 en el recinto de la ciudad piamontesa ante un número cuatro del mundo que no pudo capitalizar las oportunidades que generó.

El ace número trece dejaba al número uno muy, pero muy cerca de la histórica victoria. Djokovic no dejaría pasar más tiempo y ante los errores del rival liquidaría el duelo con un nuevo quiebre para festejar otra victoria histórica en su primer punto para partido.

No existía una mejor manera de cerrar el año para Novak Djokovic, no había un mejor camino para llegar a las 400 semanas en el número uno del mundo.

Finales Atp Novak Djokovic Jannik Sinner
SHARE