Roland Garros: Alexander Zverev se queda con un épico partido ante Carlos Alcaraz



by   |  LEER 1587

Roland Garros: Alexander Zverev se queda con un épico partido ante Carlos Alcaraz

No sale de él mermado, por supuesto, pero el paso en falso contra Alexander Zverev en los cuartos de final de Roland Garros dice algo. Carlos Alcaraz -protagonista absoluto de la parte final de la temporada en Estados Unidos y sobre todo de la de tierra batida, con su éxito en Madrid ante el alemán- se quedó a un paso de la semifinal.

Un partido discreto por parte del tenista español, al menos durante dos sets, que le costó seguir el ritmo de 'Sascha' y sobre todo encontrar alternativas válidas. En la lucha de brazos desde la línea de fondo y con el saque a su disposición.

Zverev volvió a la carga y a pesar de un único tropiezo en el tercero -en el décimo juego- perdió la oportunidad de cerrar el partido con 5-4 en el cuarto, pero al final de un extraordinario tie-break (con Alcaraz revigorizado por las circunstancias) selló la victoria con 6-4, 6-4, 4-6, 6-7(6).

Segunda semifinal de su carrera en Roland Garros y quinta a nivel de Slam para el alemán, que desde una posición bastante incómoda espera una entre Nadal y Djokovic. Zverev es el primero en anular los puntos de rotura.

Y, por supuesto, también el primero en romper el servicio. Sascha, que no sufre el pressing de fondo del talento español y que saca de forma extraordinaria, incluso en el segundo resulta ser el primero en sufrir con el saque a su disposición y el primero en romper el equilibrio.

Alcaraz, en una versión más bien desconocida, tuvo un puñado de ocasiones para recomponer el marcador en 5-5 con resultados más bien modestos. Después de unos noventa minutos el 6-4 y 6-4.

Zverev espera en semifinales a Nadal o a Djokovic

Alcaraz se las arregla de forma simplista para ejecutar sus tiros sin aplicar ningún patrón real. Por otro lado, dobles faltas aparte, Zverev concede poco y se ciñe constantemente al punto.

En el 4-4 Alcaraz hace y deshace. Se le ocurre un ataque de derecha bastante suave cerca de la red y luego tropieza con una doble falta. En el 30-30, nada más salir de su saque, comete un error bastante con su derecha y sólo se libra del problema con una bola corta.

Aquí: fue precisamente la bola de falta la que resultó crucial para Alcaraz en el 6-4 final. El talentoso español en el décimo juego se puso 15-30 y jugó perfectamente el punto importante de su juego, sellando el 15-40 con un passing de derecha.

El resto es, según la lógica de las cosas, un esquema completamente necesario. Alcaraz gana un poco de confianza en el cuarto set. Aunque no sea suficiente para volver a empatar la pizarra. Zverev, que defendió sus saques de forma prácticamente perfecta, se aprovechó de un juego errático de Alcaraz, que se salvó en el 0-30 con un poco de suerte pero no en el 30-40.

Fatal una doble falta, que empuja a 'Sascha' a servir para el partido. ¿Se acabó? No. Alcaraz se limita a lo mínimo, también porque a un paso de la meta es Zverev quien hace la gran mayoría del trabajo y sólo encuentra soluciones para el tie break.

'Sascha' se presenta con una espléndida solución con la bola corta, desafiando cualquier plan táctico, aprovecha un error bastante trivial de Alcaraz con su revés en la fase de set, pero ofrece un segundo bastante suave al español en el tercer punto.

Se mantiene el empate con el saque que deja de tener un papel predominante. Alcaraz falla la volea tras servir en el 2-3 pero responde perfectamente con su derecha antes del cambio. Lo mismo ocurrió en los dos siguientes puntos, en los que Alcaraz logró el 4-3 con un bonito revés y tras un revés casi ganador no consiguió alcanzar el passing.

A partir del 4-4 pasa casi de todo, con Alcaraz consiguiendo un punto de set con una extraordinaria aceleración de revés con los pies completamente fuera de la pista y con una pizca de miedo hundiendo su revés en el siguiente punto.

A continuación, Zverev no pudo aprovechar un punto de partido en el 7-6, pero en la segunda oportunidad cerró el expediente con una devolución perfecta.