Carlos Alcaraz y Jannik Sinner reescriben la historia del US Open: partido récord

El español y el italiano jugaron por más de cinco horas en el US Open

by Leonardo Gil
SHARE
Carlos Alcaraz y Jannik Sinner reescriben la historia del US Open: partido récord

Este partido está destinado a permanecer indeleble en la mente de los aficionados españoles e italianos, así como de los dos jugadores, durante mucho tiempo. Una batalla estelar en el US Open entre dos talentos que representan el presente y el futuro del tenis mundial.

Carlos Alcaraz y Jannik Sinner ofrecieron un espectáculo en el estadio Arthur Ashe en la noche del jueves 8 de septiembre: al final de un desafío lleno de sobresaltos y emociones fuertes, el español logró la hazaña de conseguir la clasificación para las semifinales del torneo de Grand Slam.

A las 2:53 de la madrugada, en Estados Unidos, terminó una batalla que marcó una época, que reescribió la historia en Flushing Meadows: de hecho, nunca antes un partido había durado tanto.

5 horas y 15 minutos de juego para decretar el último tenista que jugará el penúltimo partido del cuadro principal el viernes. Una cifra que certifica que, ciertamente, una coincidencia así no se da todos los días y es casi única.

Gran intensidad, energía y ganas de lanzar su corazón por encima del obstáculo: con estos elementos, primero el italiano y luego el ibérico pusieron a sus rivales contra la pared, llegando al match point.

En el primer caso, el de San Cándido se detuvo justo antes de la línea de meta, teniendo que volver a empezar, mientras que el de 19 años fue preciso y cerró el expediente.

Los otros partidos largos del Us Open

Hay tres partidos que han quedado en la historia de Nueva York por su duración.

La primera fue en 1993 con Mats Wilander y Mikael Pernfors como protagonistas, luego en 2012 fue el turno de Philipp Kohlschreiber y el estadounidense John Isner para superar dos en América. En 2014 fueron Kei Nishikori y el canadiense Milos Raonic quienes protagonizaron otra gran batalla.

El partido está llamado a ser uno de los mejores del año, junto con la final del Abierto de Australia entre Rafael Nadal y Daniil Medvedev. Por un lado la alegría del ibérico, que nunca se rindió y consiguió remontar un partido que estaba casi completamente comprometido, y por otro la decepción de Sinner, que se mostró ineficaz en el momento más importante, a pesar de haber demostrado un altísimo nivel de tenis (y los dos tie-breaks son prueba de ello). Crédito de la foto: Getty Images.

Carlos Alcaraz Jannik Sinner Us Open
SHARE