Carlos Alcaraz: Me voy con la sensación de que estoy muy cerca de los mejores



by   |  LEER 488

Carlos Alcaraz: Me voy con la sensación de que estoy muy cerca de los mejores

Pocos jugadores tienen el privilegio de abandonar un estadio bajo una gran ovación, mucho menos con apenas 18 años. Carlos Alcaraz salió de la Rod Laver Arena devolviendo los incansables aplausos del público, puesto en pie para despedir el esfuerzo supremo del jugador español.

En una jornada para el recuerdo, el #NextGenATP completó una actuación que ilustra el espíritu del deporte: ofrecer una entrega total en la competición. El No. 7 mundial Matteo Berrettini coronó una locura en Melbourne, resolviendo por 6-2, 7-6(3), 4-6, 2-6, 7-6(10-5) una de las grandes batallas de la primera semana.

Alcaraz mostró una valentía absoluta levantando dos mangas al romano, que vio peligrar una clara victoria gracias al infinito hambre de su adversario. “Me voy un poco jodido por la derrota”, reconoció un reflexivo Carlos.

“Pero también me quedo con la sensación de que en el supertiebreak he ido a por ello, como he hecho en todo el partido. Esa es la clave. En el fondo, me voy contento porque sé que lo he dado todo. Me voy con una buena sensación, con partidos y experiencias que me viene bien de cara al futuro”.

El jugador español, el cabeza de serie más joven en un Grand Slam en más de tres décadas, compitió de zarpazo en zarpazo. Aferrado a una convicción que le hace mirar a los ojos de los más fuertes, con la certeza interior de poder ganarles.

“Después del partido de hoy me voy con la sensación de que estoy muy cerca de los mejores”, explicó Alcaraz, cuyas siguientes citas serán Río de Janeiro y Acapulco. “Berrettini está Top 10, es número 7 del mundo y he estado cerca de ganarle.

Ya he ganado a varios Top 10. Después del nivel que he mostrado, de las sensaciones con las que me voy, me noto que estoy preparado y cerca de estar entre ese tipo de jugadores”. Esa capacidad para no dar un paso atrás es tan valiosa como cualquier victoria, tan firme como el mejor de los golpes.

Una virtud que su entrenador Juan Carlos Ferrero, todo un antiguo No. 1 mundial, se encargó de remarcarle nada más terminar el encuentro. “Me ha dado la enhorabuena por la pelea”, desveló Alcaraz.

“No es fácil remontar dos sets a cero y estar ahí cerca para ganar el partido. Me ha dicho que lo he dado todo. Este era el objetivo antes de empezar. Dar todo lo que tengas en la pista y no salir con la sensación de que te has guardado algo.

Al final, debes marcharte sabiendo que has dado todo y lo has peleado hasta el final”. El choque también sirvió para comprobar los límites de Alcaraz, o más bien preguntarse dónde se encuentran.

El español, que había ganado los tres partidos a cinco sets que había jugado en su carrera, quedó a meros detalles de conservar un balance inmaculado en estos duelos dramáticos. “Me he estado encontrando bien en todos los partidos a 5 sets.

Física y mentalmente me he notado bien. Ya puedo decir que estoy preparado para jugar este tipo de situaciones: partidos muy largos. Soy capaz de exprimirme al máximo a nivel físico y mental. Estoy ya preparado por todas las situaciones que he vivido.

He demostrado dar un buen nivel en los quintos sets”. “Las derrotas duelen. Incluso peleando por cuatro horas, en el supertiebreak del quinto y teniéndolo muy cerca, siguen doliendo bastante. Pero hay que ver siempre la cara positiva de las cosas”, relativizó el murciano.

“Este partido me hace crecer mucho, me viene muy bien. Nunca había podido estar cerca de remontar un 0-2 en sets. Ahí me he dado cuenta de lo cerca que ahora estoy de pelear por grandes cosas ante grandes jugadores.

Berrettini ha hecho un partido. Hay que saber ver lo bueno que ha hecho el rival. Ha jugado a un nivel grandísimo durante todo el partido, de ahí mis palabras. Ha ido a por ello y no hay duda de que también ha merecido la victoria”.

Con vítores sobre los hombros y la ropa calada en sudor, Melbourne despidió a un adolescente con un potencial más que probado. Quién sabe qué persona podría regresar dentro de un año.