Dominic Thiem se queda sin Nicolás Massú en pleno torneo de maestros


by   |  LEER 25664
Dominic Thiem se queda sin Nicolás Massú en pleno torneo de maestros

Esta situación comienza a darse, una vez que el austríaco Dominic Thiem se da cuenta, de que el ex campeón olímpico, Nicolás Massú, sería la persona ideal para mejorar sus resultados en el ATP Tour.

El chileno, que comenzó a trabajar con el hijo mayor de Wolfgang Thiem, en la gira sudamericana de torneos de arcilla, a comienzos de esta temporada, sólo le puso una condición: en las semanas de Copa Davis no podrá estar junto al europeo.

Thiem lo entendió perfectamente, sobre todo porque es de los jugadores que más conoce el proyecto de Kosmos y de Gerard Piqué. Hay que tener muy encuenta, que el español Galo Blanco, actual director deportivo del nuevo formato de la Davis, fue su último coach.

El novio de la jugadora más valiosa de la final de la Fed Cup, Kristina Mladenovic, fue verdugo ayer de Novak Djokovic y quedó clasificado como primero del grupo Björn Borg en las Finales ATP, y tristemente, se ha quedado este miércoles sin su entrenador.

Massú se ha visto obligado a tomar un vuelo desde la capital británica a Madrid. Las razones son obvias: los jugadores chilenos convocados por él, lo están esperando en la Caja Mágica para iniciar los entrenamientos previos al inicio de la máxima competición por países.

Cabe recordar que Chile abrirá el su participación en el evento, el próximo lunes ante Argentina, en uno de los duelos más calientes del torneo por la histórica rivalidad entre ambos. El primer partido está programado entre Nicolas Jarry y Guido Pella.

Thiem, que se reclamaba mejores resultados en superficie dura antes de iniciar la gira asiática en el mes de octubre, ha llegado al O2 como campeón de los ATP 500 de Pekín y de Viena. Una de las razones de su éxito hay que buscarla a la izquierda de Massú en el banquillo.

Allí se sienta el preparador físico cubano Duglas Cordero, que ha mejorado la condición física del ex campeón de Acapulco, hasta convertirle en una auténtica máquina que no siente el paso del tiempo en los partidos.

Dominic es un trabajador nato y lo demuestra con el entrenamiento más propio de los militares que siguió en su día para llegar a la élite. Ahí están los resultados.