Así vive el verano un tenista profesional



by   |  LEER 19851

Así vive el verano un tenista profesional

El ATP Tour no deja mucho margen para que los mejores jugadores del mundo puedan tomarse unos días de descanso y desconectar al 100% del tenis durante la temporada. Sin embargo, después de Wimbledon se abre una pequeña brecha en el calendario, que algunos aprovechan para tomar algo de aire.

En el caso de Alejandro Davidovich Fokina compitió en varios torneos en la tierra batida europea el pasado mes de julio, haciendo paradas en Bastad (segunda ronda) y Hamburgo (cuartos de final). Después de la cita en el ATP 500 alemán, recargó las pilas en casa antes de afrontar la gira americana en agosto.

Aunque el tenis no concede demasiado tiempo libre, ¿hay algo que te guste hacer en esta época del año?
No tenemos tanto margen. Para la mayoría de jugadores, cuando se pierde en Wimbledon antes de la segunda semana, hay varios días para poder descansar y desconectar en verano.

Pero es cierto que pronto viene algún ATP 500 como Hamburgo o hay que preparar la pista rápida para irse a Estados Unidos. La realidad es que hasta Wimbledon tienes que estar prácticamente todas las semanas a tu 100%.

En tu caso, jugaste en Bastad y en Hamburgo, después de Wimbledon. ¿Cómo se lleva que la gente que te rodea que no está vinculada al tenis esté de vacaciones?
¡Mal, porque veo que todos mis amigos están en Ibiza!

(Risas). Obviamente, me apetecería estar allí con ellos, pero este es un deporte en el que tienes que competir todas las semanas. Si lo haces bien ganas mucho, si lo haces mal, tienes unos días para poder escaparte, pero obviamente todos los jugadores queremos hacerlo bien.

Es uno de los peajes que debe pagar el tenista.
No lo llamaría sacrificio, porque es algo que hemos elegido y forma parte de nuestro estilo de vida. Pero también es verdad que no puedes planear nunca nada, irte de vacaciones con tus amigos, porque no sabes cuándo vas a terminar el torneo, si a la semana siguiente vas a competir… Nunca he planeado un viaje, siempre ha sido todo muy espontáneo y ¡al final sale mejor que cuando lo planeas!

¿Hay alguna anécdota divertida que te haya ocurrido recientemente?
Mmmm…. Déjame pensar. (Hace una pausa larga) ¡Sí, en Hamburgo! ¿Qué ocurrió?
Estábamos ya de vuelta a casa en el aeropuerto de Hamburgo y hacíamos Hamburgo-Múnich y Múnich-Málaga.

Pasamos el control, todo en tiempo. Estábamos con la calma, porque yo soy de los que le gusta entrar el último al avión. Vimos que había mucha gente aún en la cola y nos pusimos al final. Mientras tanto, mi entrenador estaba hablando por teléfono y yo también andaba con el móvil.

De repente, le digo a Jorge [Aguirre]: “Oye, ¿estás viendo la pantalla? ¡Pone Gate Closed!”. A lo que él me responde: “¿Cómo? ¿Qué cola es esta? ¿Qué estamos haciendo aquí?”.

Tras preguntar en el mostrador, efectivamente la puerta de embarque estaba cerrada. Así fue cómo perdí un avión por primera vez y, por tontos, porque estábamos los dos ahí, que queríamos irnos a casa, eran las 9 de la noche y tuvimos que esperar al día siguiente.

Estábamos en la puerta y no cogimos al avión. Uno de tus hobbies es la cocina, ¿has podido dedicarle tiempo estos días?
¡Uf! (Suspira). Lo he abandonado un poco, la verdad. He estado un mes en Londres, vine a casa y directo volví a la competición en Bastad, luego Hamburgo.

No tuve tiempo de estar en casa. Estos últimos días sí que estoy un poco más desconectado, pasando tiempo con mis amigos y mi familia. Pero la realidad he apartado un poco el cocinar, hace mucho calor y no me apetece estar delante de los fuegos.

¿Alguna vez se te ha pasado por la cabeza participar en algún programa de TV de cocina?
Sí, soy seguidor de MasterChef Celebrity. Algún día me gustaría ir ahí, debería cocinar más para ir practicando un poco, porque con el jurado que tienen… ¡Madre mía!

(Risas). ¡Creo que me iría el primer día, ahora mismo! ¿Cuál dirías que es tu especialidad?
Algo de carne. Alejandro Davidovich, finalista esta temporada en el ATP Masters 1000 de Montecarlo, regresará a la competición la próxima semana en el ATP Masters 1000 de Canadá.