La hierba en Wimbledon está en las mejores condiciones, pero sin tenistas



by   |  LEER 1050

La hierba en Wimbledon está en las mejores condiciones, pero sin tenistas

Si hay alguien que conoce el tapete verde del All England Club es Neil Stubley. El jefe de jardinería y horticultura del tercer 'Grand Slam' del calendario vive un año atípico desde el momento en que la organización del torneo, siguiendo las recomendaciones sanitarias del Gobierno británico, decidió el pasado 1 de abril cancelar el evento para la presente temporada debido a la pandemia de coronavirus.

El periódico deportivo español MARCA, decidió entrevistar a Stubley, y hablar un poco sobre los protocolos que sigue el césped de Wimbledon, su actual estado y cómo ha afectado el coronavirus en el momento de preparar las pistas.

"Cada año el objetivo es el mismo y pasa por tenerlo todo listo a mediados de mayo. De esta forma, si tenemos que rectificar algo, aún tenemos margen hasta el inicio del torneo. Son los miembros del club los que nos ayudan a comprobar la velocidad de la hierba, el bote de la pelota..."

, explica el especialista y jefe de jardineria de las canchas de cesped. Las pistas se han preparado como siempre con la diferencia de que, esta vez, se han hecho con dos grupos para mantener la distancia social entre los operarios.

Los socios del All England, que van en turnos al club, disfrutan este año en exclusiva de la instalación desde que se volvieron a abrir las puertas el 16 de mayo. Habían permanecido cerradas por el COVID-19 en el mes de abril.

Para los miembros están disponibles ocho superficies del recinto principal y otras tantas de la zona de prácticas, más conocida como Aorangi Park.

La hierba esta a 8mm, pero sin tenistas en Wimbledon

Muchos de los trabajadores de las oficinas sigue haciendo su labor desde casa y el museo, con los momentos y las prendas más históricas, permanece cerrado.

"La sensación que tengo es un poco parecida a las semanas después de que termina el evento cuando está todo vacío y en silencio. Pero cuando llegas a casa ves la realidad que está sucediendo en el mundo y todo pasa a ser relativo.

No puedes sentir frustración por no celebrar el campeonato", cuenta el absoluto cuidador del césped de Londres. Las buenas temperaturas en la capital británica durante toda la primavera habían dejado Wimbledon como una alfombra para la edición de 2020.

Talladas la hierba a una altura de 13 milímetros en abril hasta los ocho milímetros en la época actual. Sobre la velocidad del tapete verde, que se dice es más lento que en la década de los noventa, Neil tiene su explicación: "Yo diría que es más el juego de los tenistas lo que ha cambiado.

Como la mayoría de pistas te permiten jugar desde el fondo intentan hacer lo mismo aquí" Stubley tiene sus dos momentos más especiales en la Catedral del tenis y que vivió en primera línea: "el reto que supuso preparar las canchas para Wimbledon y un mes después para los Juegos y cuando Andy Murray ganó su primer título.

Yo no me acuerdo del último punto porque siempre estoy mirando el movimiento de piernas de los jugadores para comprobar el estado del césped”. Un proceso de casi un año El proceso para preparar las pistas para la edición de 2021 empieza 10 meses antes.

Stubley espera contar entonces con la ayuda de su equipo internacional de expertos que proceden de Estados Unidos, Canadá, Australia o Nueva Zelanda y que por la pandemia no han podido trasladarse esta vez a Londres.

Wimbledon hubiera estado preparado para albergar el torneo en agosto, aunque la hierba necesita un proceso de ocho a 10 semanas para estar en condiciones de cara a un 'Grand Slam' El tenista serbio Novak Djokovic se ha quedado con las ganas de defender su corona, en estos momentos se encuentra en cuarentena al haber dado positivo en coronavirus la semana pasada, junto con sus esposa Jelana.