google newsGoogle News  
TECNICA

La importancia de la hidratación en el tenis

Mariano Gombi - 31-01-2023 - Leer: 3367
La hidratación es uno de los puntos más importantes de la recuperación en el tenis
Menú de Técnica
Instrucciòn    
Grip    
Servicio    
Derecha    
Revés    
Volea    
Smash    
Otros    
Estrategia    
Singles    
Dobles    
Psicología    
Fortaleza mental en el Tenis    
Preparación Física    
Entrenamiento    
Nutrición    
Otros    
Preparación Física - Nutrición      
La importancia de la hidratación en el tenis

La hidratación, es un ítem de especial importancia en el ámbito del deporte. La deshidratación disminuye la performance deportiva, aumenta la sensación subjetiva de esfuerzo y disminuye la tolerancia al calor, la concentración, la coordinación. En casos extremos puede producirse el golpe de calor, pérdida de consciencia y hasta la muerte. Debemos recordar que el agua corporal es fundamental entre otras cosas para mantener adecuada la temperatura corporal.

Con respecto a este punto, cabe aclarar que es una práctica absolutamente inadecuada usar exceso de ropa u otros materiales (plástico, fajas, etc) con el objetivo de aumentar la sudoración en situaciones de calor para bajar grasa corporal. Estas malas técnicas solo afectan la disipación natural del calor, concentrando el sudor haciendo parecer que se traspira demás. Cuando se traspira demás se pierde exceso de líquido, pudiendo haber deshidratación. ¡NO se pierde más grasa!

En el proceso de sudoración normal, parte del calor se evapora y es lo que debe pasar. El entrenamiento o cualquier actividad física debe realizarse con la ropa adecuada y necesaria en función del clima y la percepción de calor. La sudoración es un mecanismo que permite mantener la temperatura corporal dentro de rangos fisiológicos. Los métodos para disminuir grasa corporal deben estar estrictamente relacionados con los cuidados nutricionales.

En situaciones de partidos extensos, y tantos largos se pueden acumular grandes volúmenes de pérdidas por sudor. El tenis suele jugarse en clima caluroso. En el abierto de Australia, por ejemplo, se han observado temperaturas de hasta 50 grados centígrados en cancha.

La hidratación, debe proveerse y planificarse no solamente durante el partido, sino que se debe llegar al inicio del partido con niveles adecuados de hidratación.

Para conocer precisamente el nivel de hidratación de un deportista, se puede usar un refractómetro, que mide la densidad urinaria. Este valor debe encontrarse por debajo de 1020 mg/dl de sustancias en solución.

En la imagen anexa, el vaso con líquido claro es agua. El resto son muestras de orina, de distintos jugadores en distintas concentraciones ordenados cromatográficamente con su respectiva medición realizada con el refractómetro que se encuentra al lado.

También puede usarse el método colorimétrico, que consiste en comparar el color de la orina con una escala comparativa de densidad urinaria deseable. Luego de la práctica habitual con alguno de estos dos métodos, los atletas aprenden a reconocer cuando se encuentran en niveles sub óptimos de hidratación. Estas mediciones colaboran mucho con los aspectos educativos de la hidratación.

Con respecto a las pérdidas durante el entrenamiento o juego, estas suelen ser muy diversas en función de una serie de variables. Dependen de factores genéticos, ambientales, temperatura y humedad, características de la superficie de juego, amplitud/cerramiento de la cancha, ventilación. El exceso de grasa corporal también afecta en una mayor pérdida de agua corporal. Jugadores más corpulentos, con una mayor relación entre volumen y superficie corporal, también tendrán mayor dificultad para disipar el calor y producirán mayor sudoración.

Una forma de estimar estas pérdidas consiste en realizar el test de sudoración: se pesa al deportista con el menor nivel de ropa posible. A ese valor se le suma consumo de líquido ingerido durante un lapso X de tiempo. Se resta volumen urinario en caso de ser necesario. Y se resta el peso final. El valor obtenido corresponde mayoritariamente a perdidas por sudor

 

Peso inicial + volumen ingerido – perdida urinaria – peso final = perdida por sudoración

Cabe mencionar, que incluso en mismas condiciones ambientales, existe lo que se llama “sudorador profuso” que son aquellos jugadores que pierden mucho más líquido que lo esperado y a quienes debe prestarse atención especial.

Detectar el nivel individual de sudoración y actuar en consecuencia, ayuda a evitar inconvenientes de todo tipo por deshidratación. Cabe mencionar, que DEBE HABER UN PLAN DE HIDRATACION, ya que se sabe que la sed suele ser un mecanismo tardío de aviso por parte del cuerpo, y se produce cuando ya hay preexistencia de cierto nivel de deshidratación. Es por eso que se debe educar al atleta para que se hidrate en toda situación posible entre games y sets. Conocer los niveles de deshidratación en diferentes condiciones, ayudara a que esto se haga de la manera correcta.

La provisión de bebidas durante el entrenamiento o partidos, convenientemente debe aprovecharse para reponer, aparte de agua, sodio y algún tipo de hidrato de carbono (las bebidas deportivas comerciales o isotónicas, aportan agua, sal y azúcar). Con el sudor se pierden cantidades de sodio (también de diferente magnitud y algo más difícil de medir). El sodio tiene funciones fundamentales en el organismo, se encuentra fundamentalmente fuera de la célula y tiene mecanismos muy finos de regulación.  Incluso es peligro tomar exceso de líquido sin sodio, pudiendo disminuir la concentración de sodio en sangre, pudiendo llevar a lo que se conoce como cuadro de hiponatremia (valor en sangre por debajo de 135 mg/dl), un cuadro que puede revestir cierta gravedad, con riesgo de edema cerebral. Como tiene incidencia directa en la conducción nerviosa, los primeros síntomas son anorexia (falta de apetito), letargo, náuseas, vómitos, desorientación.

El azúcar contribuye a evitar o retardar depleción de glucógeno muscular. De éste tema ya se habló en posts anteriores.

Es muy fácil imitar las bebidas isotónicas en forma casera: por cada 1 lt de agua, 60 a 80 grs de azúcar (unas 4 cucharadas soperas) y 1 gr de sal (la cantidad que entra en blíster de1 aspirina).

 

 

Datos: Lic. Carolina Pentreath – MN 2203-MP 1203