Doha - Qatar, confirmada como sede del Mundial de Padel 2020



by   |  LEER 1554

Doha - Qatar, confirmada como sede del Mundial de Padel 2020

El Campeonato Mundial de Pádel 2020 ya tiene nueva sede y no será otra que Qatar que ha sido designado como el país anfitrión de esta nueva cita mundialista de la Federación Internacional de Pádel (FIP).

Una designación que se ha conocido de forma reciente y que elige al país árabe como sede de la decimoquinta edición de los Campeonatos Mundiales de Pádel para esta temporada 2020. Será la capital catarí, Doha, la que acoja esta cita mundialista en el penúltimo mes del año.

Del 16 al 23 de noviembre se celebrará el XV Campeonato Mundial de pádel y lo hará en unas instalaciones deportivas adecuadas para la práctica del pádel y engalanadas para la ocasión.

Una cita mundialista que, a priori, y tras conocerse con anterioridad el calendario oficial del World Padel Tour, coincide con la penúltima prueba del calendario regular. El Brasil Open, que se celebra en Sao Paulo del 17 al 22 de noviembre, contará con los mejores jugadores que participan en el circuito en un momento clave de la temporada.

Esta designación tomada por la Federación Internacional de Pádel y, más concretamente, por una comisión de evaluación técnica conformada específicamente para la ocasión tras la vigesimonovena Asamblea General Anual de la FIP celebrada el pasado 18 de octubre.

Esta comisión conformada por tres miembros -Norberto Nesi, Jon García Ariño y José Catalán- ha sido la encargada de evaluar y analizar las tres sedes candidatas durante estos meses para, después, acabar eligiendo la que será sede oficial.

Un Mundial que, tal y como reza el comunicado de la FIP ”será un punto de inflexión para el crecimiento de nuestro deporte”, ya que se confía en un país que cada vez alberga más eventos deportivos en diferentes modalidades (fútbol, atletismo, motociclismo...) Esta designación tiene como objetivo principal revertir la última edición de las citas mundialistas celebrada en Asunción, Paraguay, y que acabó en un sonado fracaso nunca antes visto en la era moderna del pádel.